Diario Sur

Desde Altamira a Virgen de Belén

Caseta de luz llena de suciedad y con un adosado ilegal.
Caseta de luz llena de suciedad y con un adosado ilegal. / J. M. A.
  • Piden la eliminación de una caseta; más limpieza, pasos de peatones, un vallado y más bancos

Un recorrido por las barriadas Altamira y Virgen de Belén, en el distrito de la Carretera de Cádiz, permite observar a primera vista que algo está cambiando desde la última visita realizada antes del verano. Así, una de las reclamaciones vecinales que recogíamos en junio pasado en estas mismas páginas, relativa a la peligrosidad de una valla metálica existente junto al solar donde se instala el mercadillo todos los miércoles, está siendo sustituida por el Ayuntamiento por un muro de obra. Pero al recorrer unos metros se observa que lo que no ha cambiado y sigue constituyendo el principal punto negro que arrastra desde hace décadas la barriada, y a lo que no se ha dado solución pese a los años transcurridos, es una construcción adosada a una caseta de un transformador de Endesa, ubicada entre las calles El Gordito y Chico del Matadero, que obliga a los transeúntes a descender a la calzada para seguir caminando, pues interrumpe la acera.

Piden un vallado para este recinto.

Piden un vallado para este recinto. / J. M. A.

Según Francisco Romero, presidente de la asociación de vecinos Altamira-Virgen de Belén, «tanto el Ayuntamiento como la propia compañía eléctrica tienen conocimiento de esto pero no resuelven el problema». «Esto lleva así muchos años, y ya va siendo hora de que se normalice la situación y se termine con la ocupación ilegal de la vía pública», señala. Pero el adosado no es el único problema allí existente. También la suciedad que se acumula junto a la instalación eléctrica, y aunque desde la asociación aseguran que se ha solicitado su limpieza, «se echan la pelota de uno a otro y nadie limpia».

Junto al solar donde se instala el mercadillo existe un parque infantil y un espacio en el que también se hace necesario bancos y un vallado o barandilla para uno de los laterales de ese lugar, pues hay un pronunciado escalón «y ya ha habido más de una caída, no solo de niños, sino también de personas adultas».

Ya al otro lado de la avenidaVirgen de Belén, una de las principales reclamaciones pasa por la creación de un paso de peatones en la calle Antillas que comunica las pistas deportivas con la barriada Los Girasoles, La Luz y con la zona más comercial. Un paso que, según Paco, un miembro de la asociación vecinal, «venimos pidiendo desde hace cuatro años y es muy necesario, pues se trata del paso natural y, además, es un itinerario utilizado a diario por los vecinos, con el riesgo de que al no existir ni estar señalizado como paso de peatones, cruzan la calzada con el riesgo de atropello». Las balsas de agua que se forman cuando llueve en el remodelado Pasaje Virgen de Belén, que fue reformado hace poco más de un año para evitar que el agua se filtrara a los garajes de la comunidad, como ocurría antes de la costosa intervención, sufragada por los vecinos y por el Ayuntamiento, es otra cuestión pendiente de solucionar.