Diario Sur

El Ayuntamiento de Málaga y la Junta escenifican un nuevo tiempo de diálogo sobre el Guadalmedina

vídeo

/ Foto: Salvador Salas/ Vídeo: Pedro J. Quero

  • Las administraciones firman un protocolo de intenciones para integrar el río en la ciudad que han tardado cuatro años en consensuar

El Ayuntamiento y la Junta de Andalucía han escenificado este martes un nuevo tiempo de diálogo y entendimiento sobre el futuro del Guadalmedina con la firma del protocolo de intenciones para definir cómo se hará el proyecto para mejorar la integración del tramo urbano del cauce en la capital. El Salón de los Espejos del Ayuntamiento ha sido el espacio elegido para la rúbrica de este documento que han tardado cuatro años en consensuar, pese a suponer un acuerdo de mínimos en el que no se exige compromiso económico alguno por parte de las instituciones implicadas.

El protocolo prevé la creación de un comité técnico y otro director para avanzar en la solución definitiva para el río, que parte con el condicionante expresado por los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente de que no puede permitirse el uso ciudadano permanente del cauce al ejercer como vía de evacuación de la presa y de los arroyos que vierten al Guadalmedina. De ahí que en el acuerdo se apueste por el acercamiento de los ciudadanos al río mediante “espacios de conexión que permitan el ocio y el esparcimiento, con las adecuadas medidas de seguridad”, concepto en el que se encuadran los llamados 'puentes-plaza', es decir, puentes más amplios con zonas de estancia y miradores.

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, ha incidido en que la preocupación del departamento que dirige es garantizar la capacidad de desagüe del cauce, su mantenimiento y la seguridad de las personas. No obstante, ha matizado que “hay posibilidades para que los ciudadanos de Málaga se beneficien de esta zona y disfruten del lecho del río para el esparcimiento”. Cuestionado por este periódico sobre cuáles podrían ser esas posibilidades, ha respondido que resulta “prematuro” ahondar más al respecto, si bien ha reconocido que la opción de los 'puentes-plaza' es una de las que podrían estudiarse.

El alcalde, Francisco de la Torre, ha reconocido que la negociación del protocolo de intenciones “ha durado demasiado tiempo” y ha indicado que, a partir de ahora, “tenemos que ir más rápido” en la definición de soluciones para el río. Así, ha confiado en el que el comité técnico que contempla el protocolo pueda crearse “en pocas semanas”.

También han rubricado el documento el presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata, por las consecuencias que la actuación puede implicar en la zona de la desembocadura del río; y la diputada provincial de Medio Ambiente, Marina Bravo. Finalmente, no ha participado el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones, como representante de la Administración central, al entender la Abogacía del Estado que un documento de estas características debe ser suscrito por el representante directo de un ministerio. La situación aún en funciones del Gobierno condiciona esta cuestión.