Diario Sur

La acusada de apuñalar a su exnovia y al compañero sentimental de ésta asegura que se defendía de ellos

  • Las víctimas, por su parte, afirman que la procesada les estuvo insultando y que les apuñaló sin mediar palabra en la calle

Esta mañana se ha celebrado el juicio contra la mujer acusada de apuñalar a su exnovia y al compañero sentimental de ésta. La procesada ha asegurado una y otra vez, sentada ante los magistrados, que se defendía de una agresión por parte de éstos y que pensaba que la iban a matar.

Ha explicado que estuvo toda la tarde consumiendo alcohol en un bar situado en las inmediaciones de la vivienda del novio de su expareja. "Era la primera vez que bebía desde la muerte de mi hijo", por lo que ha dicho que estaba ebria, a la vez que ha recordado que las otras dos personas la estuvieron insultando desde el balcón del piso y que el hombre la amenazó de muerte.

En la Sala, ha señalado que, cuando se fue del local, su expareja y el compañero sentimental de ésta la siguieron, la agredieron y la rociaron con gas pimienta, por lo que ha insistido en que se defendió con una pequeña navaja que siempre lleva encima porque le "dan depresiones y me hago daño con ella en las uñas".

Se trata de una versión completamente opuesta a la que han ofrecido las dos personas apuñaladas. Éstas han asegurado que estuvieron toda la tarde en la casa mientras la procesada les insultaba.

"Después de que se marchara del bar decidimos salir a comprar tabaco", ha manifestado la expareja de la acusada. Entonces ha indicado que se la encontró en la calle y que decidió acercarse a ella para pedirle que cesara en su actitud, ya que la tenía amenazada a ella y a su hijo.

Ha expuesto que iniciaron una relación en Venezuela al conocerse ambas en prisión. La mujer ha dicho que ayudó a la procesada a venir a España, pero que no tenía una buena relación con su hijo y que los tenía amenazados a los dos, por los que finalizó la relación sentimental. "Si no quiero ser pareja suya, por qué tengo que ser pareja suya", se ha preguntado.

La exnovia de la acusada ha afirmado que, al acercarse a ella, fue apuñalada sin mediar palabra, al igual que luego ha contado que apuñaló a su compañero sentimental cuando salió en su defensa. Las dos víctimas han insistido en que fue después de las cuchilladas cuando usaron el gas pimienta.

La procesada se marchó del lugar de los hechos y acabó detenida. Desde entonces se encuentra en prisión provisional. Ahora se enfrenta a los 14 años y 11 meses de cárcel que solicita la Fiscalía para ella, al considerarla responsable de los supuestos delitos de homicidio en grado de tentativa y lesiones.

Su defensa, que ejerce la letrada María Gema Muñoz Fernández, a la que llegó el caso a través del Turno de Oficio, solicita la libre absolución al entender que la agresión por parte de la procesada se llevó a cabo en su ejercicio de la legítima defensa. El juicio ha quedado visto para sentencia.