Diario Sur

El Pascual se queda sin pacientes

Miembros del comité intercentros de la empresa Pascual, en la entrada vacía del hospital malagueño
Miembros del comité intercentros de la empresa Pascual, en la entrada vacía del hospital malagueño / Ñito Salas
  • La falta de un concierto con Salud impide al hospital recibir a enfermos del SAS

  • El centro hospitalario operaba al año a más de 6.000 personas que estaban en la lista de espera de la sanidad pública malagueña

Un hospital sin pacientes es como una tierra sin cultivar: pierde su razón de ser, que en este caso no es otra que prestar asistencia sanitaria. Un recorrido por las instalaciones del Hospital DoctorPascual evidencia que el centro está vacío. La actividad es nula al no haber enfermos a los que atender. La causa de esa pérdida de trabajo está en que la sanidad pública andaluza ha dejado de enviar a pacientes para que sean operados, vistos en las consultas, se les hagan pruebas complementarias o permanezcan ingresados. El concierto que la Consejería de Salud y la empresa Pascual tenían firmado expiró el 31 de octubre de 2015. Casi un año después, ese acuerdo sigue sin renovarse, lo que ha hecho que el centro hospitalario malagueño ya no reciba a usuarios del SAS tras haber sido una válvula de escape para aliviar las listas de esperas quirúrgicas y diagnósticas. En los más de 20 años de colaboración entre el Pascual y Salud, unas 300.000 personas fueron intervenidas quirúrgicamente en los quirófanos del centro hospitalario, que se abrió como un hospital privado con uso casi público, ya que casi el 90 por ciento de los enfermos procedían del SAS, su el casi cliente exclusivo.

«No tenemos pacientes. El hospital está bajo mínimos. De vez en cuando vemos a algún enfermo privado, pero son muy pocos. Así no podemos seguir. Se han destruido ya cerca de 300 puestos de trabajo», afirmó la presidenta del comité de empresa del Pascual, Estefanía Gordon. Cuando el hospital se abrió, el 17 de octubre de 1994, se le dio la denominación de FAC (facilitación de asistencia clínica), es decir, el centro se creó para ser un balón de oxígeno para el SAS, sobre todo en la reducción de la lista de espera. El año pasado, último en que tuvo validez el concierto, se realizaron en el Pascual 6.024 intervenciones quirúrgicas; en 2014 fueron 6.310; en 2013, 6.620; en 2012, 6.390 y en 2011 se hicieron 5.677 operaciones.

El volumen total de consultas externas también era importante. En los cinco últimos años de concierto con Salud siempre se rebasó la cifra de 22.000. Por ejemplo, en 2015 hubo 23.624, mientras que en 2014 se llegó a las 25.059 y en 2013 a las 28.507. En cuanto a las endoscopias llevadas a cabo, se aprecia que fueron en ascenso desde las 2.822 hechas en 2011 a las 6.125 efectuadas en 2015. Las sesiones de rehabilitación dadas también supusieron una tarea destacada del Pascual. En el último lustro, el año con una mayor actividad en rehabilitación fue 2013 con 14.301 sesiones, seguido de 2015 con 10.846. Si se analizan las ecografías llevadas a cabo, el punto más alto se logró el año pasado cuando se hicieron de 13.256.

En el apartado de las estancias totales del hospital se ve que en los cinco años analizados oscilaron entre las 29.982 de 2011 y las 33.152 de 2014. Estos datos confirman que el Pascual desarrollaba una labor importante como colaborador de la sanidad pública, manifestó a SUR el presidente del comité intercentros de la empresa Pascual (tiene seis hospitales en Andalucía), José María Manzano, que lamentó los numerosos puestos de trabajo que se han perdido al quedarse el hospital sin actividad.

Los quirófanos permanecen sin actividad quirúrgica.

Los quirófanos permanecen sin actividad quirúrgica. / Ñito Salas

El centro comenzó su andadura con una plantilla de unos 260 empleados;en estos momentos, apenas queda medio centenar. El personal restante o ha sido trasladados a otros hospitales de la empresa (especialmente a los tres que funcionan con normalidad en la provincia de Cádiz) o se ha ido al paro. «Nos queda una plantilla mínima para ver algún caso por urgencias. Lo demás está cerrado, porque no hay pacientes que atender», indicó Estefanía Gordon.  

Operaciones importantes

El Pascual está homologado como hospital del grado cuatro, lo que lo faculta para llevar a cabo intervenciones quirúrgicas complejas, señaló Manzano. El centro hospitalario dispone de 220 camas distribuidas en 110 habitaciones y está dotado con seis quirófanos. «La solución a este problema pasa por lograr un acuerdo con Salud que permita volver a tener pacientes y recobrar la asistencia. Málaga acumula una lista de espera elevada. Somos necesarios para atender a los pacientes del SAS. Queremos contar con un concierto como el que teníamos, que nos garantice un volumen importante de trabajo», recalcó Manzano.

De los seis hospitales que posee la empresa Pascual, el de Málaga y el Blanca Paloma de Huelva están sin actividad; el San Rafael (Cádiz) desarrolla una labor muy reducida y funcionan sin problemas el Virgen del Camino (Sanlúcar de Barrameda), Virgen de la Montaña (Villamartín) y Santa María (Puerto de Santa María). Estos tres últimos no han bajado su rendimiento, ya que al no haber en esas localidades gaditanas otros hospitales, el SAS les siguen enviando enfermos en base a lo que se conoce como interés especial público. «La falta de convenio ha supuesto la pérdida de 900 puestos de trabajo en el total de la empresa. Estamos a la espera que se lleguen a un acuerdo con Salud cuanto antes», dijo Manzano.