Diario Sur

«Todo en este proyecto es de Málaga, menos el dinero»

La idea de crear una máquina expendedora de bombonas de butano surgió en el aula donde Curro Herrera cursaba hace cuatro años el MBA de la Cámara de Comercio de Málaga. «Se nos ocurrió a cinco alumnos del máster y desde el principio no tuvimos ni una duda de que tendría éxito. Pasamos de ser compañeros de estudios a amigos, y de amigos a socios. Y aún dura esa amistad. No ha habido ni una fisura», asegura la cara visible de esta iniciativa industrial, que es periodista de formación y emprendedor de vocación.

Herrera es de los que creen que para tener éxito, antes hay que fracasar. Y lo ha vivido en carne propia. «Si soy experto en algo, es en fracaso. Tuve una editorial enfocada a promotoras y constructoras... puedes imaginar cómo acabó», comenta.

Los impulsores de Gas&Distri Corp presumen de que todo en su proyecto viene de Málaga... excepto el dinero. Los dos ‘business angels’ que les proporcionaron hace un año el capital necesario para ultimar su prototipo son de fuera. «Estamos muy agradecidos a nuestros inversores, no sólo porque confiaron en nosotros cuando sólo teníamos un diseño en 3D, sino porque son empresarios del sector de hidrocarburos y no sólo han aportado el capital necesario, sino toneladas de valor al producto», afirma. En cambio, se muestran críticos con las «supuestas ayudas» que la Administración ofrece a proyectos innovadores como el suyo. «Son un laberinto burocrático al que es imposible acceder en la práctica», afirman.