Diario Sur

Los municipios de la provincia no apuestan por el carril bici como alternativa al coche

Vía ciclista que discurre por la Alameda hacia el Paseo del Parque.
Vía ciclista que discurre por la Alameda hacia el Paseo del Parque. / Sur
  • Mientras la capital cuenta con una red urbana, en el resto de localidades las pocas vías ciclistas están concebidas para el ocio en paseos marítimos y zonas verdes

Si las comparaciones son odiosas, poner a un lado los 140 kilómetros de carril bici que tiene la ciudad de Sevilla frente a los 35 que a día de hoy conforman la red ciclista de Málaga capital deja muy a las claras la apuesta de unos y otros por fomentar el pedaleo como alternativa al coche para ir al trabajo, a clase o a realizar cualquier gestión. Pero puestos a seguir comparando, el panorama en el resto de la provincia resulta aún más desolador, ya que a diferencia de la trama urbana que ofrece Málaga, la mayor parte de las escasas vías reservadas para bicicletas que existen están concebidas para el ocio en paseos marítimos y áreas verdes, o en zonas urbanas sin ninguna conexión. Básicamente, se crean allí donde hay espacio para no quitar aparcamientos ni comerle terreno al tráfico rodado.

«Hay cosas testimoniales. Está todo en pañales», comenta el presidente de la asociación Ruedas Redondas, Alonso González, quien lamenta que la mayoría de ayuntamientos se limiten a «pintar el paseo marítimo y a realizar alguna actuación puntual pero inconexa». En este sentido, además de pedir «más determinación» a la hora de apostar por la bicicleta en las ciudades, a su juicio la actuación más prioritaria sería la creación de un carril bici que recorra toda la Costa.

Sobre este punto, cabe reseñar que el Plan Andaluz de la Bicicleta proyecta la creación de una vía ciclista desde Fuengirola a Rincón de la Victoria, además de habilitar dos ejes radiales en el Valle del Guadalhorce (Cártama-Parque Tecnológico-Universidad y Alhaurín de la Torre-Churriana-Costa). Sobre el papel ya está dibujado, pero nada más, por mucho que el horizonte fijado en esta iniciativa autonómica apunte a 2020.

Una red incompleta

A golpe de pedal, Málaga capital sigue avanzando en la creación de una malla ciclista que conecte toda la ciudad, aunque todavía le queda mucho camino que recorrer para llegar a la meta. Actualmente, la red comunica los distritos de la zona norte (Ciudad Jardín, Palma) con el Centro, además de con Cruz del Humilladero, Teatinos y todo el litoral occidental hasta el Palacio de los Deportes Martin Carpena. Los próximos tramos que se pondrán en marcha serán los que continuarán el itinerario del Centro hacia el Paseo del Parque hasta desembocar en el paseo marítimo y llegar hasta los Baños del Carmen, así como el que recorrerá el distrito de Bailén-Miraflores.

Unas actuaciones que se reactivaron ayer enmarcadas en el Plan Andaluz de la Bicicleta que el Ayuntamiento de Málaga y la Junta suscribieron en enero de 2015 para dotar a la ciudad de 68,58 kilómetros más de carriles bici, de los que 50,77 corresponde ejecutar a la Administración autonómica y los 17,81 a la municipal, que ya tiene ejecutados 8). El objetivo es que con esta red queden conectados sin interrupciones los principales puntos de atracción, desde los hospitales hasta el campus universitario, pasando por el Parque Tecnológico, los polígonos industriales, toda la franja litoral, la corona del Centro Histórico, las estaciones de trenes y autobuses o las arterias de los distritos más poblados como Carretera de Cádiz y Cruz del Humilladero. Los trazados, además, se han diseñado para que los usuarios puedan combinar el pedaleo con el transporte público, hasta el punto de que no habrá parada del metro a la que no se pueda llegar en bicicleta.

Costa occidental

En Marbella también hay un plan municipal para aumentar las vías ciclistas, que a día de hoy apenas suman 10,9 kilómetros repartidos por todo el término municipal, desde San Pedro hasta Las Chapas. Eso sí, una red puesta en marcha a través de distintos proyectos sin conexión y muy ligados a los paseos marítimos. Pese a estar en la agenda política, desde el Ayuntamiento reconocen las dificultades para dotar de estos viales a una ciudad como Marbella, especialmente en la zona centro, debido a su diseño urbano, y a la necesidad de espacios para aparcamientos y circulación de vehículos.

En la vecina Estepona únicamente existen dos tramos: el primero (2,5 kilómetros) conecta un extremo del casco urbano con el comienzo del paseo marítimo en la avenida de España, y el segundo (1,5) parte del primero hasta el recinto ferial y deportivo. En el horizonte se plantea crear un itinerario por una de las arterias de mayor tráfico, la avenida Juan Carlos I, donde se proyecta el futuro bulevar.

Siguiendo en el litoral occidental, Benalmádena cuenta con un trazado de 3,3 kilómetros creado en 2011 que comunica la fundamentalmente la Costa con Arroyo de la Miel, mientras que en Fuengirola se extienden por 4,4 kilómetros entre paseo marítimo, parque de Poniente, la zona embovedada del arroyo Real y la avenida Jesús Cautivo. Mayores son las carencias en Torremolinos, con apenas 3,5 kilómetros que discurren íntegramente por el paseo marítimo.

Cruzando a la franja oriental, más de lo mismo. En Vélez apenas hay un trazado que bordea parte de la ciudad y llega hasta Torre del Mar; en Rincón el único carril bici señalizado son los 800 metros que atraviesan los túneles de El Cantal; en Nerja sólo hay un kilómetros en el paseo del río Chillar y en Torrox, un tramo de 2 kilómetros por la Costa.

En el interior, Antequera cuenta con una red que une todas las instalaciones deportivas, mientras en Ronda sólo existe un carril bici que conecta el barrio de San Francisco con la zona de La Planilla. Por lo demás, no hay intención de ampliarlo dadas las características del municipio, con demasiadas pendientes.

Han colaborado : Mónica Pérez, Eugenio Cabezas, Alberto Gómez, Vanessa Melgar y Leandro Pavón.