Diario Sur

El Ayuntamiento traza un plan para recuperar el bloque más deteriorado de La Palmilla

Boceto de la posible transformación del edificio.
Boceto de la posible transformación del edificio. / Sur
  • Diseña junto con la Universidad una acción para expropiarlo y transformarlo en un espacio mixto de pisos y talleres ciudadanos

El Ayuntamiento está decidido a dar por fin una solución a la situación del bloque de La Palmilla situado en el número 27 de la calle Cabriel. Un número y una calle que llevan años asociados a la marginación más dura, el deterioro sin freno y la ocupación ilegal de viviendas. El Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), con la colaboración de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Málaga, el Instituto Interuniversitario Hábitat-Turismo-Territorio y la Universidad Politécnica de Barcelona, ha trazado un plan para recuperar este edificio que pasa, en primer lugar, por su expropiación y, en segundo lugar, por su transformación en un espacio de usos mixtos que combinaría viviendas de uso rotatorio para jóvenes, mayores y familias con necesidad temporal de alojamiento, con talleres de formación para el empleo, de español para inmigrantes, de cuidados para personas dependientes, de apoyo al estudio, de ayuda a familias con personas drogodependientes, un centro de emprendedores, y otros usos vecinales.

El proyecto, que fue dado a conocer ayer a los grupos de la oposición municipal en el consejo rector del IMV, plantea una renovación total del edificio para dotarlo de sistemas que lo hagan autosuficiente en cuanto al consumo de energía, como paneles solares, y de una ordenación que combine los usos residenciales en las plantas altas con los de equipamiento social y comunitario en las bajas. Incluso prevé la posibilidad de tirar los muros de algunas plantas para dejarlas como plazas o miradores en altura para el esparcimiento de los ocupantes del inmueble.

El concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, explicó que, hasta el momento, ha sido imposible intervenir a fondo en este bloque porque carece de una comunidad de propietarios –apenas tres de sus pisos están ocupados por sus legítimos dueños– con la que el IMV pueda pactar un proyecto de rehabilitación, como sí ha hecho en otros edificios de La Palmilla en los últimos años. «Queremos que esta sea una actuación totalmente consensuada con el resto de grupos políticos y por eso se la hemos presentado antes de aprobarla», señaló.

El gerente del IMV, José María López Cerezo, apuntó que, para su éxito, resulta clave el apoyo unánime de las otras fuerzas políticas, ya que supone una apuesta importante del Ayuntamiento en cuanto a inversión. El estudio realizado en colaboración con la Universidad ha cuantificado el presupuesto de la compra y transformación del edificio de Cabriel 27 entre 6,5 y 4,8 millones de euros, en función de que albergue un mayor o menor número de viviendas, y es que ello influye en que pueda recabar ayudas para su financiación de la Junta de Andalucía, el Gobierno central o incluso la Unión Europea. A mayor número de pisos, más opciones hay de obtener las subvenciones de otras administraciones para esta compleja operación. No obstante, el equipo de gobierno municipal está por el momento dispuesto a activarla en solitario, siempre que cuente con el apoyo del resto de grupos políticos.