Diario Sur

Las obras de reintegración urbana en la avenida Juan XXIII terminarán a finales de octubre

Las obras de reintegración urbana en la avenida Juan XXIII terminarán a finales de octubre
  • Esta actuación, que supone una inversión de 1,2 millones de euros, está asociada a las obras del metro de Málaga

La Consejería de Fomento y Vivienda ha iniciado la última fase de las obras de reintegración urbana de la avenida Juan XXIII, que se llevan a cabo como medida compensatoria por las obras del metro de Málaga. De esta manera, entre hoy jueves y mañana se extenderá el aglomerado en la calzada oeste de la vía, entre las intersecciones de Juan XXIII con calle Bodegueros y hasta la intersección con el bulevar Adolfo Suárez.

Esta actuación, que incluye la capa base y la de rodadura en la calzada oeste, se desarrollará simultaneando el tráfico existente, por lo que quedará un único carril en servicio de bajada mientras se ejecutan las obras. Finalizados estos trabajos, de inmediato se realizará un premarcaje con pintura acrílica de los carriles, de manera que queden en servicio a partir de mañana los dos carriles en sentido norte de bajada.

El delegado territorial de Fomento y Vivienda en Málaga, Francisco Fernández España, ha manifestado su satisfacción porque “estamos cumpliendo con los plazos” y las obras “se están desarrollando al ritmo previsto”. A su vez, ha indicado que “la coordinación con el Ayuntamiento de Málaga está siendo satisfactoria para el avance de esta actuación”.

La Consejería de Fomento y Vivienda tiene previsto finalizar los trabajos en la avenida Juan XXIII a finales del mes de octubre, a falta de los últimos remates. Esta actuación integral en dicha avenida supone una inversión de 1,2 millones de euros, que desarrolla la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Ogensa (Obras Generales del Norte) y Excavaciones Verosa.

Las actuaciones de integración urbana en la Avenida Juan XXIII tienen por finalidad garantizar la permeabilidad del tráfico rodado en esta vía, una vez se culminó la infraestructura del metro. En concreto, la principal intervención consiste en eliminar una rasante acentuada en la calzada de dicha vía, como consecuencia del solapamiento entre las obras de integración del ferrocarril para la llegada del AVE, acometidas por el Ministerio de Fomento, y el inicio de las obras del suburbano en esta zona.

La ejecución material de estos trabajos incluye también las actuaciones necesarias en materia de desvíos provisionales de tráfico y de servicios afectados (redes urbanas de saneamiento y suministro) previas a la ejecución de la obra, además de las soluciones de urbanización de las calles, avenidas y espacios públicos afectados por esta intervención. Todos estos elementos fueron consensuados, previamente, entre la Junta de Andalucía, a través de la Agencia de Obra Pública y el Ayuntamiento de Málaga, incluyendo los acabados, jardinería y ordenación del tráfico rodado.