Diario Sur

El entorno del Parque San Antonio ya es azul

El entorno del Parque San Antonio ya es azul
  • La nueva zona de estacionamiento regulado se puso en marcha ayer con división de opiniones

El lunes entró en funcionamiento la zona azul en el entorno del Parque San Antonio y, como suele ocurrir en estos casos, su implantación fue acogida con división de opiniones. La nueva zona azul puesta en marcha por la Sociedad Municipal de Aparcamientos supone la entrada en servicio de 161 nuevas plazas de SARE. En el primer día de funcionamiento, el personal del SARE se dedicó a informar a los automovilistas sin sancionar al personal para dar un tiempo de adaptación a los usuarios. La zona azul ya se intentó poner en funcionamiento en este enclave hace años, aunque entonces se dio marcha atrás al no contar con el total beneplácito de los vecinos. Ahora se ha retomado para atender la demanda existente en la zona, según el Ayuntamiento, que ha informado de que los vecinos y comerciantes de la zona del Parque San Antonio recogieron firmas solicitando este servicio, tras lo cual la Corporación realizó los estudios pertinentes y lo autorizó en el paseo de Sancha, calle Idris y la avenida Pintor Joaquín Sorolla.

El objetivo es «fomentar la rotación en el entorno de los domicilios para posibilitar a los residentes encontrar aparcamiento con más facilidad, así como ahorro en tiempo y combustible, evitando el tráfico de agitación», según el Ayuntamiento, que argumenta que con esta medida, «se impulsa la revitalización de las zonas fomentando el comercio y sus actividades». Para ello, la Sociedad Municipal de Aparcamientos de Málaga entregará gratuitamente 500 monedas bonificadas a los comerciantes de la zona con el ánimo de favorecer la fidelidad de sus clientes, otorgando una estancia de 30 minutos. Posteriormente se podrán adquirir monedas en paquetes de 25 unidades, siendo el precio de éstas de 0,20 céntimos cada una.

El uso del SARE para residentes, personas con movilidad reducida y vehículos eléctricos cuenta con condiciones ventajosas. Así, las tarifas que se aplican a los residentes conllevan descuentos con respecto a la tarifa normal que llegan a un 98% en el caso de la de residente semanal, por lo que la tarjeta para residentes posibilita el aparcamiento en zona azul por 0,20 euros al día y un euro a la semana.

Pero la medida no contenta a todos, y frente a los que la ven necesaria para que roten las plazas de aparcamiento en ese enclave, están los que piensan que a partir de ahora tendrán que rascarse el bolsillo para aparcar, lo que antes no sucedía. Los trabajadores de algunos de los bares situados en la zona se quejaban ayer de los problemas que les va a suponer a partir de ahora aparcar sus vehículos, y no veían positiva la implantación del SARE allí, «porque al final la gente dejará de venir por aquí porque hay que pagar para aparcar».

Otra de las quejas planteadas ayer era la relativa a la escasez de estacionamientos para las motos, pues a partir de ahora estos vehículos no podrán estacionar entre los coches en lo que ahora ya es zona azul. El único aparcamiento habilitado que hay para dejar las motos se encuentra en la calle Idris y, según los moteros, resulta insuficiente.