Diario Sur

La oposición protesta por la poco explicada reestructuración de Urbanismo

  • Pomares promete que no se pondrá en marcha hasta que la jefa Muñoz Pastrana se lo aclare mejor a los concejales. El comité de empresa la denunciará a la Inspección de Trabajo

Llegó el día en el que el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, y jefes de Departamento como así pasó finalmente, dieron cuenta, o más bien informaron someramente de los nuevos y polémicos cambios en la Gerencia de Urbanismo, tras los acometidos ya en 2014 y que también levantaron su polvareda.

Lo cierto es que la reestructuración del Departamento de Licencias y Obras, que dirige Leonor Muñoz Pastrana, firmados por decreto del alcalde Francisco de la Torre, el pasado día 7 de septiembre, no ha convencido a los concejales y consejeros de la oposición Daniel Pérez (PSOE), Ysabel Torralbo (Málaga Ahora)y Eduardo Zorrilla (IU-Málaga para la Gente), ya adelantaron que llevarían mociones para negarse a su ejecución a la próxima comisión de Urbanismo así como a la comisión de Transparencia, en el caso de Málaga Ahora. Lo cierto es que Muñoz Pastrana, según explicó Pomares a este periódico, es la que ha decidido las modificaciones de la discordia, que el edil matizó que apoyaba como no podía ser de otra manera. Como ya adelantó este periódico, de un plumazo se borran de la estructura cuatro jefaturas directamente relacionadas con la antigua jefa de Departamento Teresa Domingo, entre ellas la de servicio que dirigía Esther Sedano, que actualmente está en el IMV;y a su vez se creaban otras nuevas cuatro jefaturas cambiando ciertos aspectos técnicos.

El punto en el que se daba información sobre la modificación empezaba con tirantez al intentar Pomares que no hablase la presidenta del comité de empresa, Lourdes Ponce, argumentando que sólo era un punto para informar en el consejo rector. Es decir, aludiendo cuestiones de forma hasta que quedó patente que según los Estatutos de la Gerencia (artículo 17), el comité de empresa puede intervenir con voz pero sin voto. Algunos deberían conocer mejor los espacios que dirigen, por lo menos los estatutos que los rigen, al menos antes de negar la palabra o la intervención a quien normativamente puede.

La oposición. PSOE, Málaga Ahora e IU

Antes, Zorrilla había indicado que los cambios no obedecían a ningún criterio, y que faltaba a todas luces una Relación de Puestos de Trabajo (RPT)en la Gerencia para que no se hiciesen modificaciones a libre albedrío, Torralbo adelantaba que la falta de información pertinente ya le había hecho llevarlo a la comisión de Transparencia y Pérez insistía en que el comité de empresa debía tener voz en el encuentro, momento en el que Pomares le pidió que no se pusiera nervioso y le preguntaba si tenía algún familiar en la Gerencia, un comentario que a Pérez le sentó francamente mal como luego comentó con sus compañeros en el grupo socialista. «No sé por qué se ha permitido decir eso, mi padre es agricultor». En este debate, el concejal de Ciudadanos, Alejandro Carballo, estuvo especialmente ausente, aunque estuviese presente.

Tras esto, Pomares dejaba hablar a la presidenta del comité de empresa, no sin decir antes que el citado comité estaba dividido, una cuestión que le rebatió la propia Lourdes Ponce al indicarle que la decisión de denunciar la incomprensible reestructuración a la Inspección de Trabajo se había decidido en el citado comité, en el que se había votado y había salido por mayoría. «Nosotros votamos, como ustedes aquí», le explicó, no sin antes quejarse de que el comité no realizara el informe preceptivo antes de los cambios según exige el Estatuto de la Gerencia, el Estatuto de los Trabajadores y la propia Autoridad Laboral. Ponce hablo de «arbitrariedad y discrecionalidad» en las eliminaciones de jefaturas, y puso el ejemplo de una en concreto, cuyo trabajador había ganado esa plaza en concurso;y vino a explicar que no era justo. «¿Qué le ha pasado? ¿Es que ya no hace bien su trabajo? Se hablan de jefaturas, y no de personas, ¿qué son muebles que cambiar de sitio?», explicó. Pomares le contestó que le faltaba información porque no había hablado con los jefes, lo que Ponce desmintió explicando que sí lo había hecho y explicó que en Inspección hay muchos expedientes de infracción, pese a lo que explicaban, «en concreto mil expedientes lleva cada trabajador»».

El edil de Urbanismo insistió en que los cambios habían sido perfectamente legales y la jefa de Departamento de Personal, Pilar Alonso, incidió en que sólo había que pedir informe previo al comité si había una modificación sustancial de la plantilla. El comité, pese a todo, denunciará la modificación a la Inspección de Trabajo; el PSOE, Málaga Ahora e IU presentarán iniciativas para intentar frenar estos cambios que no entienden, mientras que Pomares se comprometió a que no se llevarán a cabo hasta que Muñoz Pastrana no le aclare con más detalle a los ediles/consejeros en qué consisten. Sólo queda por ver hasta dónde llega esta promesa.