Diario Sur

Condenado a seis meses de cárcel por no tener dadas de alta a catorce prostitutas

    Condenado a seis meses de cárcel por no tener dadas de alta a catorce prostitutas
    • El procesado fue sorprendido por una inspección de Trabajo y de la Policía Nacional que se llevó a cabo en el club de alterne

    Los magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga han condenado a un hombre por tener empleadas en un club de alterne a catorce mujeres sin que éstas estuvieran dadas de alta en la Seguridad Social. En concreto, se le considera responsable de un delito contra los derechos de los trabajadores y se le impone una pena de seis meses de prisión y una multa de 3.600 euros.

    Según se explica en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, el procesado era el administrador de un local conocido como Club Locura, situado en el polígono Paredillas en Alhaurín de la Torre. En el establecimiento, a fecha 4 de abril de 2013, daba ocupación a veinte trabajadores, entre camareros, personal de limpieza y mujeres dedicadas al alterne, a cambio de la correspondiente retribución económica.

    Sobre las 23.00 horas del citado día hubo una inspección en el club, que llevaron a cabo efectivos de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Málaga, junto con agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Fue en el curso de esta actuación cuando se comprobó que las catorce empleadas en concepto de chicas de alterne no figuraban dadas de alta en la Seguridad Social.

    Las trabajadoras

    En la resolución judicial se explica que había chicas españolas, así como extranjeras. Se precisa el caso de una mujer de la República Dominicana, que carecía de autorización para trabajar, y otras cuatro trabajadoras de nacionalidad rumana.

    El acusado durante el juicio reconoció los hechos y llegó a un acuerdo con la acusación por lo que finalmente fue condenado a los seis meses de prisión. Aun así, el procesado no tendrá que ingresar en la cárcel, ya que los magistrados han acordado suspenderle la ejecución de la pena por un periodo de tres años, condicionada a la no comisión de delitos durante ese tiempo, siempre según se recoge en la sentencia.