Diario Sur

Espinosa habitabilidad

De izquierda a derecha, García Sempere, Ramos, Arrabalí, Zorrilla y Castro.
De izquierda a derecha, García Sempere, Ramos, Arrabalí, Zorrilla y Castro. / P. R. Q.
  • El Gabinete de Alcaldía cita a los portavoces de los grupos para ver las condiciones que tendrá el nuevo concejal no adscrito. Reunión de IU con sus diputados

Hoy es el día. 10 de octubre. Los portavoces de todos los partidos, el popular Carlos Conde; la socialista Mari Carmen Moreno (que vuelve a sus quehaceres tras un pequeño asueto porque el relevo de Gámez la dejó sin vacaciones); el líder equipo naranja, Juan Cassá; la de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo y el de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, se reunirán a las once con el gerente de Alcaldía, Manuel Jiménez, para abordar las condiciones del nuevo concejal no adscrito, Juanjo Espinosa. Su salida, que saltó como una bomba municipal en el pasado pleno municipal del jueves 29 de septiembre es una cuestión, que a más de una semana vista, hay que darle cuanto antes una solución de consenso. Hay muchos asuntos qué dilucidar: la difícil representatividad de un sólo edil en las comisiones (a las que no van todos); que tenga voz y voto como dictamina el Supremo, el número de mociones que podrá presentar en el pleno (que si sigue la misma línea que con el independiente Carlos Hernández Pezzi será la mitad de las que tengan los grupos). Y sobre todo, y muy principal, la ‘espinosa’ habitabilidad.

Tiene su miga, decía en tono guasón un edil popular, que Málaga Ahora cuente con una concejal directamente relacionada con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Isabel Jiménez, y que a su concejal separatista no quieran darle ni un solo metro de su espacio vital. Las tres concejalas de Málaga Ahora insisten por activa y por pasiva que su único edil hombre se ha ido porque ha querido, entonces no parece que haya sido un desahucio en toda regla, si no más bien un ‘divorcio’ que habría que solucionar, mejor amistosamente, pero si no puede ser, que medie la autoridad. Todo está, como sabrán ya, en manos del alcalde Francisco de la Torre, que es el que dirime todas estas cuestiones oyendo a todas las partes y a la Secretaría General. El regidor, parece lógico, no asistirá en principio a esta reunión (al menos no se especifica en la convocatoria) por aquello de que es mejor que hablen los interesados y con varias ideas ya claras, intentar aportar o consensuar.

Málaga Ahora realizó un elegante comunicado la semana pasada, que colgó en sus redes, con un sublime tono de ‘paz y amor’, en el que hablaba de Espinosa y decía que «a nadie se le escapa que su labor como concejal de Málaga Ahora ha resultado extraordinaria, por lo que solo cabe lamentar su decisión y desearle suerte». El documento, tras la ruptura, tiene ese toque francés del que ahora estamos aprendiendo los españoles, y que estriba en no ser tan posesivos y pasionales y aceptar que las cosas vienen como vienen y que liarla parda no soluciona nada. Buen rollito. Lástima que esta carta venga tarde, y tras el documento interno, que no sabemos qué facción de la separada hizo llegar a los periodistas, sobre el chantaje de Espinosa y Nicolás Sguiglia para hacerse con el poder en el grupo municipal, y otra serie de lindezas sobre miles de euros en efectivo retirados sin justificar de las cuentas de Málaga Ahora , aunque más tarde, pero ya tarde también, la portavoz Ysabel Torralbo, explicara que se trataba de una pequeña amonestación del Tribunal de Cuentas para que se justificase adecuadamente con facturas unos 2.000 euros.

Espinosa, que parece que está dolido, intentaba esquivar en el pasado pleno extraordinario los saludos protocolarios con los miembros de su anterior grupo municipal. Los divorcios suelen ser dolorosos. De las condiciones sobrevenidas de la ‘separación de bienes’ que adquiera el nuevo concejal no adscrito, sobre todo en cuanto al espacio físico, la necesaria habitabilidad, se podrán recomponer con más o menos éxito las relaciones. La separación, tras poco más de un año de unión, ha sido muy escandalosa. Nuevos tiempos de los nuevos partidos, que al final son como todos los demás, y a veces, incluso hacen más ruido. Bueno, no tanto como la tragedia romana vivida en el PSOE nacional. Esa ha sido insuperable.

Zorrilla y Ramos: reunión con sus diputados

Los concejales de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla y Remedios Ramos han tenido una reunión con sus diputados nacional y regional, Eva García Sempere y diputado regional, José Antonio Castro (también coordinador provincial de IU) cara al nuevo curso para trazar las estrategias en ambas cámaras así como en el Ayuntamiento sobre los proyectos que quieren defender para Málaga. Abordaron el futuro del Puerto de Málaga y la llegada del ferrocarril soterrado; la olvidada biblioteca provincial en el antiguo colegio San Agustín, y el plan de prevención contra la exclusión social en los Asperones, que la Junta lleva ya un año sin pagar, según subrayaba Zorrilla, y al que le hace frente en solitario el Ayuntamiento. No debería permitirse a ninguna administración, sea del signo político que sea, que cuestiones de primer orden como las sociales mantengan sine die retrasos en los pagos de un plan ya concertado cuando es tan necesario.