Diario Sur

El alcalde admite que la gerente de Onda Azul fue «imprudente» en la compra de las cámaras

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, admitió ayer que la anterior gerente de Onda Azul, Fátima Salmón, fue «imprudente» en la compra de cinco cámaras y cuatro lentes por las que se pagaron 68.256 euros por adelantado aunque nunca llegaron a recibirse. A juicio del alcalde, aunque la decisión de la exgerente de la televisión municipal pretendía abaratar costes en la compra del material, no fue prudente abonar las cámaras sin que hubieran llegado. No obstante, el regidor salió en defensa de Salmón, de la que dijo que durante su etapa la imagen de Onda Azul salió «fortalecida como un medio plural y objetivo, algo que ha reconocido el Consejo Audiovisual Andaluz». «Y esa definición no la regala un consejo, eso es un activo de ella», agregó el alcalde.

Respecto a la decisión del viernes del consejo de administración de apartar al director financiero del ente municipal, De la Torre expresó su apoyo al entender que forma parte de la «política de transparencia». En ese sentido, recordó que «hay una auditoría en marcha» que dirá cómo fue esa gestión y que la actual gerente, Vanessa Martín, tiene todo su apoyo.

A este asunto se refirió también ayer el PSOE. Para Francisco Conejo, concejal socialista en la Casona y consejero de Onda Azul, el alcalde «se esconde, ni siquiera fue capaz de ir al consejo que preside, en un momento tan complicado para la empresa. Ha sido la constatación de su absoluta falta de control anterior que nos ha llevado al rosario de irregularidades que hemos conocido en las últimas semanas», dijo. De la Torre ha justificado su ausencia del consejo del viernes en motivos de agenda institucional.

Para Conejo, sin embargo, «De la Torre es responsable de la gestión realizada, por acción y omisión, como presidente del consejo. Porque ha puesto la mano en el fuego por la exgerente y no ha escuchado las continuas advertencias sobre esa gestión que hemos realizado los consejeros socialistas», agregó. «Han sido años de opacidad, falta de respeto al consejo y de rodillo. Por suerte eso se ha acabado y ahora han reventado las alcantarillas», dijo. «El señor De la Torre sabe que este asunto muy feo va a tener más capítulos y sabe que acabará en los tribunales», zanjó Conejo.