Diario Sur

EL PSOE PRIORIZA LA DEFENSA DEL INTERÉS GENERAL DE ESPAÑA

José Luis Ruiz Espejo, Teresa Valdenebro, Fuensanta Lima y Miguel Ángel Heredia, ayer.
José Luis Ruiz Espejo, Teresa Valdenebro, Fuensanta Lima y Miguel Ángel Heredia, ayer. / SALVADOR SALAS
  • La ejecutiva provincial cierra filas con la gestora y Heredia insta a los cuadros del partido a trabajar por la unidad interna. Ni una palabra sobre si la formación se debe abstener en la investidura

Los acontecimientos que en los últimos días han sacudido, y de qué manera, al PSOE han traído a la actualidad una frase pronunciada hace ya años por el veterano dirigente socialista, ya fallecido, Ramón Rubial: «Primero España, después los españoles y después el PSOE». Un planteamiento que desde el pasado sábado, cuando Pedro Sánchez dimitió y una gestora se puso al frente del partido, ha ido ganando enteros en el argumentario de los socialistas, sobre todo, cara al sentido del voto de sus diputados en una sesión de investidura de Mariano Rajoy antes de que el 31 de octubre se convoquen nuevas elecciones generales. La palabra abstención sigue siendo tabú en el partido y ayer, en la reunión de la ejecutiva provincial, no se pronunció, aunque sobrevoló el encuentro. Lo que sí dejaron claro los socialistas malagueños, en línea con la postura marcada por Susana Díaz en Andalucía, es que en estos momentos la prioridad es la defensa del interés general de España.

Así lo dejaron patente durante las distintas intervenciones, entre ellas las de Miguel Ángel Heredia, secretario general provincial, quien apeló a la responsabilidad del PSOE. Otros miembros de la dirección que tomaron la palabra, según fuentes consultadas, se posicionaron en contra de la celebración de unas terceras elecciones al entender que el partido no está en condiciones de afrontarlas con garantías ya que las heridas que ha dejado la batalla política entre Sánchez y sus críticos están aún muy frescas y aún supuran.

En la reunión, la ejecutiva cerró filas con la gestora que preside el asturiano Javier Fernández y subrayó, en línea con el discurso oficial de estos días, que el PSOE de Málaga es de sus 6.000 militantes pero también de los 200.000 votantes malagueños que en las elecciones generales del pasado 26 de junio respaldaron las siglas del puño y la rosa. Es decir, el partido no se debe sólo a sus afiliados sino a un espectro mayor, sus votantes.

La ejecutiva se desarrolló en un clima de serenidad, según las fuentes, y en ella Heredia hizo una descripción de los acontecimientos desarrollados en las últimas semanas y que desembocaron en el tenso e intenso comité federal del pasado sábado y, a renglón seguido, hizo un llamamiento a trabajar por la unidad interna. El líder socialistas encargó, especialmente, a los cuadros orgánicos e institucionales del PSOE malagueño que hagan una labor de pedagogía entre las bases y la ciudadanía exponiendo los argumentos del partido.

«La ejecutiva provincial del PSOE malagueño considera que es el momento de trabajar todos juntos y arrimar el hombro para que el partido esté fuerte y cohesionado. Los socialistas malagueños entienden que hay que mirar al futuro para que el PSOE, como partido de amplia mayoría social que aspira a transformar la sociedad, vuelva a recuperar la confianza de los ciudadanos», informó el partido en un comunicado haciéndose eco del sentir general expresado en esta reunión extraordinaria.

Para lograr esa unidad y ahora que se utiliza tanto el verbo coser, el PSOE tendrá que hilar muy fino para intentar convencer a corrientes de la provincia como la denominada Socialistas por el Cambio, que en estos días está recogiendo firmas -al igual que movimientos similares hacen en otras provincias- para que se convoque ya un congreso extraordinario y haya primarias como defendía Pedro Sánchez hasta que fue derrocado. Gerardo Atencia, comercial de 39 años afiliado en la agrupación de Vélez-Málaga, es por el momento el miembro más activo de este movimiento en la provincia aunque afirma que cuenta con «importantes» apoyos aunque no los desveló. Aún quedan muchas puntadas por darse.