Diario Sur

La Diputación inyecta liquidez en los pequeños municipios con siete millones

Oblaré, Caracuel, Bendodo y Salado. :: sur
Oblaré, Caracuel, Bendodo y Salado. :: sur
  • Cuatro millones se destinan a anticipos y préstamos sin intereses y el resto va a fondos incondicionados

Balón de oxígeno para las arcas de los ayuntamientos de la provincia para atender necesidades urgentes. La Diputación de Málaga hará una nueva inyección de liquidez a los 92 municipios menores de 25.000 habitantes al destinar a estas localidades siete millones de euros procedentes del remanente de la liquidación del presupuesto del pasado año, según anunció ayer en rueda de prensa el presidente de la institución, Elías Bendodo, quien estuvo acompañado por el vicepresidente primero, Francisco Salado, la diputada de Economía y Hacienda, Francisca Caracuel, y el responsable de Fomento e Infraestructuras, Francisco Oblaré.

De la cifra total cuatro millones de euros irán destinados al fondo de liquidez provincial y permitirá a los ayuntamientos que lo soliciten, para aliviar su situación económica y financiera, acceder a anticipos y préstamos a interés cero. Un dinero que los ayuntamientos podrán destinar para cuestiones como el abono de facturas pendientes de pago.

Para ello contará con tres líneas de actuación: anticipos para financiar deudas acumuladas antes del 31 de diciembre del año pasado, que deben devolverse en un plazo de dos año y medio; anticipos para financiar obligaciones generadas durante este año, que deben devolverse en un año; y anticipos para refinanciación de operaciones de crédito que ya tengan los ayuntamientos, y que cuentan con un plazo de devolución de diez años.

Es el segundo año que se pone en marcha este fondo de liquidez, al que en 2015 se acogieron quince localidades: Benamocarra, Coín, El Borge, Guaro, Arriate, Benaoján, Mollina, Alameda, Álora, Canillas de Aceituno, Casabermeja, El Burgo, Fuente de Piedra, Riogordo y Villanueva del Rosario.

Por su parte, los tres millones de euros se incorporarán a la dotación del Plan de Concertación, que alcanzará así en este año los 27,7 millones. Esos nuevos tres millones se

destinarán a los 92 municipios menores de 25.000 habitantes en concepto de fondos incondicionados, por lo que los ayuntamientos lo podrán destinar desde inversiones al pago de nóminas o el abono de facturas. El reparto se hará en función d la población y las cantidades oscilarán entre los 24.840 euros de Atajate -la localidad con menos habitante de la provincia- a los 42.000 euros que recibirán los municipios que ronden los 25.000 habitantes como Cártama.

«La solvencia económica y financiera de la Diputación nos permite poner a disposición de los ayuntamientos siete millones de euros», remarcó Bendodo, quien avanzó que la deuda de la institución provincial a final de año quedará en 47 millones.