Diario Sur

Detenida la empleada de una farmacia por la venta ilegal de vacunas infantiles

La Policía Nacional detuvo el pasado 27 de septiembre en Málaga a una empleada de una farmacia de la zona este y a su marido, por la sustracción de vacunas infantiles, entre otros productos, de dicho establecimiento, y su posterior venta ilegal a través de canales no oficiales, incumpliendo las medidas de seguridad establecidas por ley. Al parecer, la trabajadora ha venido protagonizando dicha venta paralela desde, al menos, el año 2010.

Según las pesquisas, las vacunas intervenidas -tres durante la actuación policial- no conservaban la cadena de frío preceptiva. Así, la trabajadora investigada y su pareja sentimental han sido arrestados por su presunta responsabilidad en los delitos de apropiación indebida y contra la salud pública, según informó ayer la Policía Nacional en un comunicado.

La investigación se inició con la denuncia de la propietaria de una farmacia del distrito este de la capital, que informaba de las presuntas sustracciones de vacunas, entre otros productos farmacéuticos, en su establecimiento por parte de una de sus empleadas.

Inicialmente la farmacéutica se había percatado de un importante desfase entre las vacunas enviadas a su farmacia por los distribuidores y las que vendía a los clientes. Es decir, que lo recibido no concordaba con el albarán de entrega, habiendo desaparecido mercancía. Sólo este año la responsable del negocio calculaba un descuadre inicial por valor de unos 6.000 euros, equivalente a unas 60 vacunas, precisaron.