Diario Sur

La sanidad malagueña ha sufrido un recorte de 1.300 millones de euros desde 2010

  • En un informe elaborado por CC OO se pone de manifiesto que la plantilla de profesionales del SAS en Málaga se ha reducido casi un diez por ciento

El efecto de la crisis ha supuesto un recorte de unos 1.300 millones de euros en la sanidad pública malagueña desde 2010, una cifra que se eleva hasta los 6.200 millones de euros en Andalucía. Estos datos fueron ofrecidos ayer por CC OO, que hizo público un extenso informe en el que se especifica la rebaja del gasto sanitario habida en Andalucía, circunstancia que ha representado la destrucción de 5.591 puestos de trabajo (casi el 10 por ciento corresponden a la provincia de Málaga). Esos recortes han agravado las carencias de la sanidad pública, afirmó Comisiones Obreras, que como ejemplo puso la disminución del 3,61 por ciento de camas en los hospitales andaluces del SAS.

CC OO considera que los tijeretazos acumulados a lo largo de estos años «están teniendo secuelas severas en el sector, que se aprecian, fundamentalmente, en la importante reducción del número de camas en funcionamiento y en la destrucción de empleo». Esos hechos implican que sigue habiendo una caída en la satisfacción de los ciudadanos respecto al servicio sanitario, dijo el sindicato.

En el estudio realizado por Comisiones Obreras se indica que Andalucía es la segunda comunidad autónoma, tras Cataluña, en la que más se ha recortado desde 2010: en torno a 6.200 millones de euros acumulados (unos 1.300 corresponden a la provincia de Málaga).

El informe de CC OO recalca que en Andalucía la disminución aplicada, superior al 10 por ciento del presupuesto sanitario público, se acompaña de un incremento sensible en el gasto sanitario de las familias en 2014 (casi un 33 por ciento, es decir, se pasó de 259,44 euros por persona en 2013 a 350,65 euros en 2014) tras las reducciones constatadas en los cuatro años anteriores. «Este hecho es de especial gravedad si consideramos el contexto de coyuntura económica y social de Andalucía y nuestros niveles de desempleo y precariedad laboral, claramente indicativos de que para el grueso de la población las carencias sanitarias públicas difícilmente pueden ser compensadas con el gasto privado de las familias», argumentó CC OO.

En el informe también se hace referencia al aumento de las listas de espera tanto quirúrgicas como diagnósticas. Andalucía es la segunda comunidad donde ha empeorado más la percepción sobre las listas de espera, como opina un 27,70 por ciento de la población. Asimismo, ha bajado la satisfacción de los usuarios, que ha pasado de una nota de 6,29 (sobre 10) a 6,28, señaló CC OO.