Diario Sur

Fujitsu capea la falta de suministro ocasionada por la quiebra de una naviera sin tener que aplicar un ERTE

La fábrica de Fujitsu en Málaga está solventando el problema de suministro generado por la quiebra de la principal naviera coreana, Hanjin Shipping, sin tener que enviar a ningún trabajador a casa. Pese a que la compañía nipona presentó, como medida preventiva, un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) ante la posibilidad de quedarse sin materiales y por tanto sin capacidad para producir, finalmente no ha tenido que aplicarlo. Así lo aseguró ayer el secretario general del Sindicato de Industria de CC OO de Málaga, José Lozano.

La crisis se está solventando con la recepción de materias primas vía avión, lo que está provocando un sobrecoste que ronda ya los 200.000 euros. Según explicó ayer la dirección de la fábrica al comité de empresa en una reunión de seguimiento, la situación podría normalizarse en una o dos semanas. «El barco que estaba bloqueado en el canal de Suez está ya cerca de Algeciras, aunque no se sabe cuántos días tardará en desembarcar. También está próximo a llegar el barco de la nueva naviera que se ha contratado, Maersk, con lo cual entre el 10 y el 23 de octubre podría llegar el material», explicaba ayer Lozano.

A raíz de la falta de algunos suministros, en la planta se han tenido que parar algunas líneas de producción, pero a nivel laboral esto se ha solventado gracias a la «flexibilidad interna» de la fábrica, que tiene 380 trabajadores de los que 310 son fijos.

43 años en Málaga

Fujitsu en Málaga está dedicada en un 85% a la producción de unidades electrónica para diversos fabricantes de coches, y tiene en Toyota -que es, además, primer accionista de la matriz- a su principal cliente. La fabricación de cajeros automáticos inteligentes es su otra gran línea de producción. La fábrica prevé para el actual ejercicio repetir la cifra de facturación del año pasado, que fue récord en sus 43 años de presencia en Málaga con casi 160 millones de euros.