Diario Sur

El local de Vélez en el que se originó la explosión de gas no tenía licencia

Aspecto que presenta el establecimiento siniestrado. :: A. P.
Aspecto que presenta el establecimiento siniestrado. :: A. P.
  • El Ayuntamiento sancionó al establecimiento a principios de 2015 por una ocupación ilegal de la vía pública con mesas y sillas, pero no lo clausuró

El establecimiento siniestrado el pasado sábado en el centro de Vélez-Málaga en plena feria de día y que causó 90 heridos, de los cuales tres permanecen todavía hospitalizados, carecía de licencia municipal de apertura desde 2013. Al menos, así lo reconoció ayer el alcalde del Ayuntamiento, el socialista Antonio Moreno Ferrer, después de analizar la información existente en los departamentos de Apertura, Urbanismo y Sanciones del Consistorio sobre este local, que funcionaba como almacén y cocina auxiliar de un negocio de restauración próximo, que si contaba con licencia en regla.

Según Moreno, el titular del negocio solicitó en abril de 2013 una solicitud de licencia municipal de apertura para la actividad de bocadillería, hamburguesería y comida para llevar. Durante dicha tramitación, el propio solicitante decidió modificar la actividad a bar con cocina, mediante solicitud realizada el 25 de mayo de 2016, por lo que se presentó un nuevo proyecto de actuación. El alcalde explicó que ello implicó el inicio de un nuevo procedimiento administrativo que se encuentra todavía en tramitación.

Moreno reconoció que existe asimismo una solicitud de ocupación de vía pública por parte del titular del negocio que regenta el local en el que se produjo la deflagración de gas, pero que fue denegada, precisamente, por carecer de licencia municipal de apertura, por lo que se llegó a sancionar la ocupación a principios de 2015, aunque no se declaró la clausura del local a pesar de desarrollar su actividad sin la licencia requerida. En este sentido, el regidor no explicó las razones por las cuáles el establecimiento ha permanecido abierto desde 2013 funcionando si licencia.

Sin explicaciones

El Ayuntamiento, que difundió una nota de prensa con el resultado de la documentación relacionada con el local afectado, tampoco explicó por qué no se revisó la situación administrativa de los locales existentes en la zona donde se desarrolla la feria de día como medida preventiva.

No obstante, aclaró que el local en que se produjo la explosión desarrollaba una actividad sin venta al público en el interior del mismo y que únicamente prestaba apoyo a un mesón cercano, en el cual sí se lleva a cabo una actividad de hostelería con licencia municipal de apertura para ello.

La compañía de seguro del establecimiento siniestrado se encontraba ayer inspeccionado el local para comprobar los daños y evaluar los mismos. La póliza contempla únicamente una cobertura de 6.000 euros para daños propios y 150.000 en concepto de responsabilidad civil. La aseguradora ha solicitado al titular de la póliza toda la documentación del local. Fuentes de la compañía indicaron que incluso han solicitado a Cepsa la revisión de la bombona que originó la deflagración para ver cuáles fueron las causas.

De los 90 heridos, sólo tres permanecen ingresados, la cocinera, que ayer abandonó la UCI y paso a planta de traumatología, un varón de 21 años que también está en planta del Hospital Comarcal de la Axarquía, y una joven de 26 con cortes en la cara que sigue en el Hospital Regional de Málaga.

La cocinera sufre politrumatismos por la onda expansiva de la deflagración. En concreto, presenta fracturas de dos costillas, dos vértebras y dos dedos de la mano izquierda.

Según la Comisiaría de la Policía Nacional, que investiga el suceso, todo apunta a que la explosión de gas fue un hecho fortuito no intencionado ni fruto de ninguna imprudencia.