Diario Sur

Antonio 'el cordobés', el policía que salvó a un niño de asfixiarse con un caramelo

Antonio Pareja 'el cordobés'.
Antonio Pareja 'el cordobés'. / SUR
  • La Policía Local celebra el día de su patrón con un acto en el que se reconoce la labor de los agentes que cada día velan por la seguridad ciudadana

La hija de Antonio se perdió ayer como su padre recibía la distinción al servicio policial más humanitario. A su pesar, no pudo acompañarle al acto que la Policía Local celebró en el palacio de ferias con motivo de la festividad de su patrón. La niña estaba en el colegio, al igual que el pequeño al que Antonio había salvado la vida.

«Los dos tienen la misma edad, lo que pasó nunca se me borrará de la memoria», aseguraba Antonio Pareja. Conocido como ‘el cordobés’ entre sus compañeros, este policía local fue uno de los homenajeados durante el acto realizado en honor a San Rafael Arcángel.

en vídeo
  • La policía celebra su patrón

En su rostro se dibujaba una sonrisa al recordar lo ocurrido: «En las pasadas navidades estaba vigilando el Belén Municipal, cuando una mujer vino y me pidió ayuda para su hijo, que se estaba asfixiando con un caramelo que se había tragado». Antonio le practicó la maniobra de Heimlich y el pequeño expulsó el caramelo. Conocía esa maniobra, pero solo en la teoría, ya que era la primera vez que la empleaba. Fue un éxito, el pequeño se recuperó. «La mayor recompensa para un policía es salvarle la vida a alguien», apuntó.

fotogalería

Agentes de la Policía Local, tras recibir la condecoración. / Daniel Pérez

Pero la suya no fue la única distinción que se entregó, ya que 213 agentes recibieron la cruz al mérito policial por los años de servicio cumplidos. Entre ellos estaban los agentes Juan José y Jorge Ríos. Estos hermanos llevan ya 30 y 17 años, respectivamente, en el cuerpo, por lo que recibieron la condecoración, con diferente distintivo, según la antigüedad. «Hemos mamado la Policía Local», insistía Juan José. Y es que en casa todos son agentes de este cuerpo, él, sus dos hermanos y su padre José Ríos, que perteneció a más de 35 años.

También se reconoció a la Jefatura de Policía de Barrio Carretera de Cádiz como la más destacada en el último año por los servicios realizados, así como al Grupo de Caballería y se entregaron los trofeos de la disciplina de tiro, ganado de forma individual por el policía local Ángel García García y por el equipo de la Policía Local de Málaga.

Fueron numerosas las distinciones que se entregaron durante el acto, que estuvo presidido por el alcalde, Francisco De la Torre. Asimismo, entre otras personalidades, también se encontraba el concejal de Seguridad, Mario Cortés, el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones, o el superintendente de la Policía Local, José Fernando Cerezo.

Pero no solo policías fueron distinguidos. El ciudadano Eduardo Cobos también fue felicitado después de que este año salvara la vida de un anciano cuando se había producido un fuerte incendio en su vivienda, rescatándole de las llamas.

El momento más emotivo del acto fue el recuerdo que se hizo del agente Marcos Farfalla, fallecido este año. Sus compañeros, en pie, arroparon con un fuerte aplauso la voz quebrada del policía que pronunciaba su nombre. En el recuerdo, todos siguen juntos.