Diario Sur

Unos 500 enfermos de alzhéimer están en lista de espera en Málaga para un centro de día concertado 

Esperanza Oña y el concejal Francisco J. Martín, con representantes de las asociaciones de familiares.
Esperanza Oña y el concejal Francisco J. Martín, con representantes de las asociaciones de familiares.
  • Las asociaciones de familiares de enfermos denuncian que están desbordadas y que necesitan más ayudas de la Junta

  • El PP-A elabora una iniciativa parlamentaria para mejorar la situación de los pacientes y de sus familias

La escasez de plazas concertadas con la Junta de Andalucía dispara cada vez más la lista de espera de pacientes de alzhéimer que están a la espera de entrar en un centro de día (unidad de estancia diurna). En la provincia de Málaga hay en esa situación unos 500 afectados, cifra que se eleva a 3.000 en el total andaluz. Así lo denunció ayer la parlamentaria andaluza del PP por Málaga Esperanza Oña, que estuvo acompañada por representantes de asociaciones de familiares de alzhéimer y otras demencias. Oña afirmó que las 863 plazas que la Junta tiene concertadas (unas 200 en la provincia de Málaga) en 36 unidades de estancia diurna son claramente insuficientes para atender a las aproximadamente 112.000 personas diagnosticadas en Andalucía de algún tipo de demencia.

Oña hizo esas declaraciones tras reunirse con representantes de asociaciones de familiares. En ese encuentro estuvieron miembros de las asociaciones de familiares de enfermos de alzhéimer y otras demencias de Málaga, Fuengirola y Benalmádena (la dos últimas también dan servicio a Mijas y Torremolinos). Asimismo, acudió una directiva de la Confederación Andaluza de Asociaciones de Familiares de Alzhéimer y Otras Demencias. La situación tanto en Málaga como en Andalucía es muy complicada para ese colectivo, ya que la falta de ayudas institucionales ha incrementado la lista de espera para los centros de día y para las residencias.

Por ese motivo, el grupo popular en el Parlamento andaluz ha elaborado una proposición no de ley (PNL) con las carencias manifestadas por las asociaciones. «Queremos darle concreción y contundencia, por lo que estamos a la espera de recibir los datos públicos de la Junta de Andalucía para presentarla» con la finalidad de mejorar la difícil situación por la que atraviesan los pacientes y sus familiares». Oña aseguró que si la Administración andaluza no ofrece ese censo, el PP llevará de todas formas el asunto al Parlamento y espera contar con el apoyo de todos los grupos políticos.

«La enfermedad no tiene color, pero las soluciones parece que sí», destacó la dirigente popular, que reclamó la puesta en marcha de más unidades de estancia diurna y residencias para enfermos de alzhéimer, un aumento de los profesionales y la aplicación de programas que retrasen el avance de esa demencia.

La presidenta de la asociación de Málaga capital, Paloma Ramos, explicó que las 80 plazas concertadas de su centro están ocupadas, lo que impide la entrada de más pacientes. «No sé qué solución podremos darles. Y más teniendo en cuenta que para 2050 se prevé que se hayan triplicado los casos de alzhéimer».

Mejorar los diagnósticos

La representante de la Confederación Andaluza de ese colectivo, Mariló Almagro, se refirió a los problemas que crean tanto las listas de espera como el retraso de los diagnósticos del alzhéimer. «Necesitamos más recursos, mejores diagnósticos y que se haga un censo real de enfermos», significó.

Por su parte la presidenta de la asociación de Fuengirola-Mijas, Paqui Lebrón, denunció que la Delegación de Salud sigue sin firmar un concierto con ellos, lo que redunda negativamente en los enfermos. «Tenemos entre 25 y 30 personas en lista de espera que no pueden entrar en nuestra unidad de estancia diurna por falta de un concierto con Salud».

La presidenta de la asociación de Benalmádena, Mari Cruz Azuaga, señaló que tienen parado desde  2010 un proyecto para construir un centro de día por falta de financiación. La Junta les concedió una subvención de 100.000 euros, pero a partir de 2010 cerró el grifo de las ayudas y, por tanto, las obras del centro no se ha puesto todavía en marcha, por lo que sólo se puede atender a un uno por ciento de los 5.700 pacientes afectados que hay entre Benalmádena y Torremolinos.