Diario Sur

La unidad de la izquierda alternativa en Málaga se resquebraja

Torralbo, Espinosa, Galindo, Jiménez, Castro y Sguiglia
Torralbo, Espinosa, Galindo, Jiménez, Castro y Sguiglia / SUR
  • La ruptura del grupo Málaga Ahora evidencia que el proceso de confluencia progresista no cuaja en la capital

La decisión de este fin de semana de la dirección de Podemos de retirar el apoyo a Málaga Ahora en el Ayuntamiento de la capital tras la fractura vivida la pasada semana con la marcha al grupo de los no adscritos del edil Juan José Espinosa ha sido el último eslabón en el proceso de resquebrajamiento del intento de unidad de la izquierda alternativa (la situada a la izquierda del PSOE) en la ciudad. Fue en el verano del 2014, a un año para las elecciones generales de mayo de 2015, cuando se empezó a gestar un proceso de confluencia de formaciones como el partido de Pablo Iglesias, IU, Equo y otras organizaciones políticas minoritarias y movimientos sociales como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que, aprovechando el clima político crítico con el bipartidismo tradicional y el hartazgo ciudadano provocado por la crisis económica, impulsó la construcción de una confluencia de izquierdas con el objetivo de desbancar al alcalde, Francisco de la Torre, de la Casona del Parque.

Aquel movimiento recibió el nombre de Ganemos Málaga y echó a andar tras una concurrida asamblea en el verano de 2014 en calle Alcazabilla; sin embargo, en otoño de aquel año el proceso de confluencia saltó por las aires y se dividió en dos organizaciones que se presentaron a las elecciones municipales del pasado año: de un lado Málaga para la Gente, conformado por IU, Alternativa Socialista y Alternativa Republicana, y de otro, Málaga Ahora, respaldada por Podemos, Equo, el Partido Humanista, y movimientos como la PAH o Democracia Real Ya.

Hasta el momento, Málaga para la Gente, con dos ediles en el Ayuntamiento, ha logrado mantener la unidad interna, mientras que en Málaga Ahora, que obtuvo cuatro concejales, el pasado jueves estalló el conflicto que llevaba meses larvados y que derivó en las duras acusaciones de las ediles de esta última formación Ysabel Torralbo, Rosa Galindo e Isabel Jiménez de un intento de Podemos de tener más poder en Málaga Ahora siendo el centro de la polémica el control de las finanzas del grupo municipal. En ese sentido, emitieron un comunicado donde denunciaron que hubo una propuesta de financiar con recursos del grupo a otras organizaciones. Esta crisis ha irrumpido cuando Podemos afronta en la capital su proceso interno para elegir al nuevo secretario general.

Seis son los protagonistas principales en la ruptura de Málaga Ahora. Ysabel Torralbo es la portavoz de este grupo en la Casona del Parque. Abogada de profesión ha sido activista de los movimientos Democracia Real Ya y la PAH, así como integrante de Podemos –formó parte del comité de garantías del partido en Andalucía–, sin embargo, según fuentes consultadas, en los últimos meses se ha ido desligando de la formación morada y su objetivo es afianzar Málaga Ahora como un proyecto municipalista con futuro.

En esa misma línea se han situado quienes son sus compañeras en el grupo municipal. Rosa Galindo es una cooperante internacional y activista vecinal integrante del Partido Humanista; actualmente es también diputada provincial y en más de una ocasión ha declarado que no se siente vinculada a Podemos. Isabel Jiménez, por su parte, es activista de la PAH e impulsora de Málaga Ahora.

Su hasta ahora compañero en el Ayuntamiento, Juan José Espinosa –solía hablar en los plenos en femenino– es maestro de profesión y activista del movimiento Marea Verde contra los recortes en educación y a favor de la educación pública, además es uno de los miembros del consejo ciudadano municipal, la dirección local, de Podemos. Su posicionamiento, según las fuentes, ha ido variando de una defensa a ultranza de la independencia de Málaga Ahora a la de reivindicar un papel de mayor protagonismo de la formación morada en este grupo municipalista. Es candidato a dirigir Podemos en las primarias que celebrará el partido a principios de noviembre.

Nicolás Sguiglia fue nombrado a principios de agosto cargo de confianza en la Diputación, puesto del que fue destituido hace unos días. Este activista social, en su momento afín a IU, está vinculado al movimiento social y cultural de la Casa Invisible y en los últimos meses se ha convertido en uno de los dirigentes más destacados dentro de Podemos en Málaga, donde coordinó la última campaña electoral. Mantiene buena sintonía, según las fuentes, con Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez.

David Castro, maestro de profesión e integrante de Marea Verde, es miembro del consejo ciudadano de Podemos. Portavoz del grupo de finanzas de Málaga Ahora sus afines afirman que ha sido destituido del cargo mientras que desde el grupo de concejales de la formación lo niegan.