Diario Sur

La odiosa separación de bienes

Espinosa entraba ayer a asesorarse sobre su nueva situación
Espinosa entraba ayer a asesorarse sobre su nueva situación / SUR
  • El ya edil no adscrito hace efectiva su ruptura de forma oficial y hoy podrá participar si quiere en el pleno. ¿Cuál será su oficina, cómo intervendrá y se sentará en la sesión?

Pasadas las doce del mediodía de ayer el edil separatista de Málaga Ahora, Juanjo Espinosa, se informaba sobre cómo ejecutar el ya consumado divorcio para conocer, sobre todo, qué bienes y servicios podría mantener con su acta de concejal no adscrito, y ver si finalmente el ‘las capitulaciones’ no eran muy dolorosas. Perder lo que se dice perder, pierde muchos recursos. Sólo hay que recordar al edil díscolo (disidente en el PSOE), Carlos Hernández Pezzi, quejándose de su falta de medios. Para empezar, y sin ir muy lejos, pierde su viceportavocía, que per se supone un plus por encima de un concejal raso de la oposición. Crematísticamente, pasará cobrar 5.000 euros menos al año;de los 50.240 actuales a los 45.216 que percibirá a partir de ahora. Eso, en el mejor de los casos, ya que podría darse la situación, en manos del alcalde Francisco de la Torre de que perdiera su dedicación exclusiva, para pasar a tener un 90%, que es la que tiene actualmente la edil de Málaga Ahora Isabel Jiménez. De hecho, el grupo municipal estudiaba cómo se determinan los derechos de sus integrantes en este particular.

Precisamente, Espinosa fue ayer a asesorarse sobre su nueva situación a la Secretaría General y al Gabinete de Alcaldía, donde conversó con su gerente Manuel Jiménez, que es el que, tras las elecciones, organizó la difícil logística de los grupos. La Secretaría General le facilitó el escrito para notificar vía registro de entrada su no adscripción, uno muy similar al que entregara Hernández Pezzi en su día. De hecho, hoy el edil disidente de Málaga Ahora podría participar en el pleno extraordinario para la aprobación de las ordenanzas fiscales con su nuevo posicionamiento. A buen seguro, ya no protestará cuando el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, le diga ‘ustedes, los de Podemos’. Es más, le encantará que lo haga, ya que postulándose a ser secretario provincial del partido cuanto más se le visibilice, mejor. Como en el Ayuntamiento no hay grupo mixto, como ya informó este periódico, su nueva carta de presentación será la de edil no adscrito, independiente para que nos entendamos, aunque en cuerpo y espíritu esté entregado a Podemos.

¿Con qué ‘bienes’ se queda?

Como en todos los divorcios hay un bien muy preciado, que siempre inclina la balanza entre los supuestos vencedores y los vencidos en el reparto;y éste no es otro que el inmueble ‘conyugal’. Si antes Espinosa compartía espacio físico con su grupo en matrimonio, ahora deberá hacer valer sus derechos de separado legalmente. Así que una de las preguntas más maliciosas ayer era:¿Dónde le pondrán la oficina?

El asunto pinta feo. Si no lo recuerdan, al principio de la legislatura Málaga Ahora se la vio y se la deseó para contar con su actual espacio. Torralbo se quejaba a diario de que Ciudadanos inclusive tenía más metros que ellos, y ayer la portavoz dejaba claro que no cederá ni un metro de su grupo a su ‘ex compañero’. Es decir, la ‘pecera’ que tenía Espinosa, y que compartía con el responsable de Comunicación, Santi Fernández Patón, seguirá dentro de Málaga Ahora en el caso de que el alcalde así lo estime. De la Torre, que no quería ayer profundizar, afirmaba: «a lo mejor no es necesario una ubicación nueva y se organizan dentro del espacio que tienen». Pues, voluntad, lo que se dice para empezar, no hay.

En un escenario poco favorable para Espinosa, la trashumancia dentro del Ayuntamiento en busca de un espacio donde volverse sedentario se tornaría en una situación harto complicada. Máxime cuando la antigua oficina en la que acabó Hernández Pezzi está ahora copada por el ‘castigado’ grupo popular en la planta baja, cuando el resto de partidos mantuvo sus posiciones en la segunda. El regalito de De la Torre a Cassá para darle a entender lo mucho que le importaba, pese a que a los ediles populares, sobre todos a los más bendodistas, les sentara a cuerno quemado.

Cuando Antonio Serrano se separó de IUconsiguió quedarse con la mitad del grupo, que se lo ‘arrebató’ al por entonces portavoz Pedro Moreno Brenes.

El espacio que ocupará en el pleno sí que está meridianamente claro. Espinosa aún se debatía ayer a la hora del cierre de esta edición, sobre si participaría hoy o no en el pleno, algo que puede hacer perfectamente como le hicieron saber en Secretaría. Otra cosa es que se lo haya preparado.

¿Dónde se sentará?Pues de participar hoy, su sitio físico es junto a Málaga Ahora hasta que se cambie la configuración. El que tenía claro que no quiere a su vera al edil de Podemos era el líder de Ciudadanos, Juan Cassá, lo que hacía constar en la junta de portavoces. Sería una gracieta porque la configuración de asamblea francesa que tiene el pleno de Málaga ha sido inamovible desde los principios de la democracia:la derecha, a la derecha de la Alcaldía Presidencia, y la izquierda, donde su nombre indica. Es decir, Espinosa, tal y como se habló en esta junta pasará a ocupar el espacio más cercano a la puerta en un ‘pupitre’ solo, e IU-Málaga para la Gente se acercará a Málaga Ahora y al alcalde.

Podrá asistir a todas las comisiones con voz y con voto y podrá presentar la mitad de mociones que el resto de los grupos. Como previsiblemente se reduzcan a tres iniciativas más una urgente en el pleno (de las actuales cuatro más una), Espinosa tendría dos.

Sguiglia se va de Diputación

Nicolás Sguiglia, apoyo vital de Juanjo Espinosa y «dinamitador y parte esencial de la ruptura», como dicen en Málaga Ahora, abandonará el grupo como técnico en la Diputación, donde seguirá al frente Juan Díaz, que desde la semana pasada también asiste al Ayuntamiento. Así pues, Málaga Ahora podría disponer de un técnico más en el ente supramunicipal para realizar labores de asesoramiento.