Diario Sur

La vendimia en Málaga está llegando a su fin tras comenzar en el mes de julio.
La vendimia en Málaga está llegando a su fin tras comenzar en el mes de julio. / I. G.

El germen del vino de Málaga

  • La temporada de la vendimia en la provincia toca su fin con unos datos irregulares en la cantidad pero excelentes en su calidad

Málaga vive en estos últimos tiempos un momento dulce en lo referente, no solo a su gastronomía, premiada con multitud de galardones, sino en todos los productos del campo. Desde los subtropicales hasta las aceitunas, y pasando por los tomates huevo toro, la provincia se ha convertido en importante productora de alimentos que acaban en los supermercados y en los rincones del 'gourmet'.

Uno de estos productos estrella es el vino, cuya denominación de origen, 'Vinos de Málaga' también está siendo más que valorada por los expertos en la materia. No en vano, uno de estos caldos, el crianza 'Vega del Geva' de las bodegas Pérez Hidalgo de Álora, acaba de ser considerado por la prestigiosa guía 'Supervinos 2017' como el mejor tinto a la venta en supermercados de toda España, obteniendo la mejor puntuación concedida en los últimos tres años. Este galardón, sumado a la excepcional calidad de los vinos de la provincia, ha situado a Málaga en el centro de la producción en un país que es el tercero en cantidad de todo el mundo.

Como todos los vinos, el origen de esta calidad hay que encontrarlo en la materia prima, una uva cultivada en diferentes zonas de la geografía local (especialmente en Ronda, Axarquía y la Sierra de Málaga) cuyas variedades, como la moscatel, ya son también una referencia. La vendimia, que en estos días toca su fin por este año, dictaminará la calidad de los caldos de los próximos ejercicios, y por tanto hay que prestar una atención especial a esta recogida del fruto.

Más calidad, menos cantidad

El concepto de la vendimia se refiere a la recolección de las uvas, especialmente a las que servirán a la producción de vinos o licores. En el caso de las uvas de mesa, se trataría simplemente del término cosecha. El período de vendimia varía suele concentrarse entre los meses de julio y octubre. Sin embargo, el comento concreto depende del grado de maduración de la uva que se desee, o dicho de otro modo, del momento en que la relación entre los azúcares y los ácidos en el grano de uva han alcanzado el valor óptimo para el tipo de vino que se desea producir.

Pese a la buena calidad de esta uva, la ausencia de lluvias durante los últimos dos años han lastrado la producción en la provincia, por lo que las cifras para este ejercicio no serán especialmente positivas. José Manuel Moreno Ferreiro, secretario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Málaga es una de las voces más autorizadas en cuanto los vinos locales. Pese a que la vendimia no ha terminado aún y por tanto no hay datos definitivos, Moreno reconoce que esta campaña será «complicada». «Empezamos el verano con unas buenas expectativas al ser julio un mes de temperaturas frescas , pero los calores del final de la época estival han provocado algunos problemas de maduración», asegura.

Según el criterio del experto, la problemática no es exclusiva de esta vendimia. «Esto es un efecto acumulativo de al menos dos años de sequía; las plantas tienen que regenerarse, y así es imposible. Aún así, en algunas zonas de la Axarquía ha sido ido algo mejor que en Ronda», señala el responsable del Consejo Regulador.

En concreto, José Manuel Moreno Ferreiro cifra entre el 15 y el 30 por ciento menos de kilos de uva tinta, aunque en el caso de la uva moscatel quizá esté más cerca del 15 que del 30, ya que ésta se empezó a recoger antes de la subida de las temperaturas. «Además», agrega, «mucha de esta moscatel ha sido vendimiada y posteriormente 'soleada', para que la temperatura facilite el endulzamiento». La tinta, por su parte, requiere más maduración, y genera más dificultades con el calor.

Pese a ello, el secretario del Consejo Regulador sí deja claro que le fruto es excepcional. «La vendimia de este año deja una uva de calidad perfecta, ideal. Pero es que no puede ser de otra manera, porque los vinos de Málaga ya tienen un nombre y un bagaje que impide, casi nos prohibe, que el fruto no sea el adecuado; no podemos bajar el listón en este momento, y eso es algo que lo productores tienen que tener en cuenta», sentencia.

En cuanto a las características de la vendimia en Málaga, Moreno Ferreiro se refiere a ella como «larga y heterogénea» en la maduración. Mientras que en otros lugares despachan en dos o tres semanas, aquí hablamos de más de dos meses, desde el mes de julio hasta octubre. El secretario no se atreve a dar una cifra definitiva de kilos, pero sí cree que será inferior a las del año pasado, que fue de unos siete millones de kilos.

Vendimia nocturna

Una de las peculiaridades de la vendimia de la provincia es la posibilidad de realizarla por la noche, una práctica que realizan, por ejemplo, en la bodega Málaga Virgen desde hace varios años. Comienza con la puesta del sol y finaliza con el amanecer, dividido en dos turnos (de las 9 de la noche hasta las 3 de la madrugada y desde las tres hasta las nueve de la mañana). Los jornaleros trabajan guiados a la luz de potentes focos montados junto a un generador en el remolque de un tractor. Según el gerente de estas bodegas, Didier Bricout, esto mejora la calidad, aunque solo es posible realizarlo en espacios amplios y planos.

Respecto a las tendencias, Bricout se refiere a un auge «en lo bio, eco, natural, al igual que pasa en otros sectores». En cuanto al consumidor, señala que se aprecia tendencia a menor graduación alcohólica, «vinos fáciles, sin complicaciones, pero perfectamente redondos».

Aún así, cada bodega tiene su propia forma de trabajar en cuanto a la vendimia, lo que desemboca en un sabor distinto del caldo. Francisco Pérez, el copropietario de las bodegas Pérez Hidalgo, relata que en el caso de sus uvas, éstas se recogen a primera hora de la mañana. «El turno empieza a las 7.15, cuando ya se puede ver algo tras el amanecer, y concluye a eso de las 12. Se trabajan pocas horas y así la uva no coge tanto calor», explica. «Solemos contratar unas 12 personas, y siempre de la zona», añade, no sin hablar de la «buena calidad» de la uva de su bodega, algo que han refrendado los críticos con la calificación en la guía de 'Supervinos 2017'.

Tal como aseguraba el secretario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Málaga, Pérez cree que la cantidad de kilos que recogerán en su finca será sensiblemente inferior a la del año pasado. «Nosotros ya hemos acabado, y hemos cerrado el ejercicio con un 15 por ciento menos que en 2015, aunque la calidad es perfecta», apunta.

Otra de las bodegas de renombre en la provincia, Dimobe, en Moclinejo, ha tenido una vendimia muy similar a los datos generales. Juan Muñoz, su propietario, cifra un descenso de kilos de un 30 por ciento en la uva tinta, y una cosecha similar en la moscatel. Pese a este descenso generalizado de la cantidad, los vinos de Málaga prometen seguir manteniendo un estándares de calidad que han hecho de nuestros caldos una referencia. Mientras llega la próxima vendimia, es el momento de esperar disfrutando, siempre con moderación, de estos fantásticos vinos.