Diario Sur

La ciencia sale a la calle en la Noche Europea de los Investigadores

Los expertos mostraron algunas de las claves de la ciencia.
Los expertos mostraron algunas de las claves de la ciencia. / Álvaro Cabrera
  • Málaga se suma a esta iniciativa con numerosas actividades en un programa para mostrar el lado cotidiano de la investigación

La Noche Europea de los Investigadores se celebró ayer en Málaga con centenares de asistentes. Este proyecto, promovido por la Comisión Europea, pretende acercar a la ciudadanía el mundo de la ciencia y las personas que lo investigan. Para ello, se realizaron más de 60 actividades abiertas a todos los públicos y a todas las edades.

Desde las 18.00 hasta las 23.00 horas, los malagueños comprobaron de primera mano cómo interpretar un fósil, conocer la programación celular o el ADN, educar la alimentación, ver cómo funciona una conexión de fibra óptica o cómo se reciclan los productos, entre otras actividades, que se realizaron en diferentes expositores ubicados en la plaza de la Marina.

Además de los talleres, se realizaron microconferencias de 10 minutos en la sede de Unicaja llamadas ‘Ciencia en pequeñas dosis’, donde los propios expertos contaban sus investigaciones de primera mano, algo novedoso este año.

Mostrar la cara más cotidiana de la ciencia también dio la oportunidad de conocer las aficiones de los investigadores en el ‘Researchers Hobbies Show’, una gala donde mostraron su faceta más musical y cómica, con monólogos y conciertos.

El Museo Alborania fue otro de los lugares que se abrió al público, y el Rectorado acogió la conferencia ‘Mujer y política en la II República Española’, y una exposición titulada ‘El joven rostro de la ciencia’.

La zona infantil fue una de las que más público reunió. Y es que uno de los objetivos principales es «atraer a los más pequeños a la ciencia, para potenciar la carrera investigadora, que está en horas bajas», explicó a este periódico Miguel Carrasco, coordinador de la Fundación Descubre, encargada de organizar el evento.

Un total de 120 investigadores participaron en esta noche científica, que celebró su quinto año consecutivo. Y es que no sólo se celebró en Málaga. Todas las provincias andaluzas acogieron esta cita simultáneamente, además de Madrid. Estas dos comunidades fueron elegidas entre varios proyectos de otras ciudades, como Zaragoza o Aragón, que pese a no ser elegidas, también celebraron este día.

Este proyecto también se celebra en más de 250 ciudades en 32 países europeos, siempre en la misma fecha: el último viernes de septiembre. Comenzó en 2005, y está financiado por la Comisión Europea, dentro de las acciones Marie-Curie del programa Horizonte 2020.