Diario Sur

El pleno vuelve a aprobar por unanimidad celebrar una consulta sobre Repsol

Carlos Conde, en el centro, entre Mario Cortés y Elías Bendodo, debutó como portavoz del grupo popular. :: salvador Salas
Carlos Conde, en el centro, entre Mario Cortés y Elías Bendodo, debutó como portavoz del grupo popular. :: salvador Salas
  • El equipo de gobierno del PP vota a favor pese a que en estos meses ha dilatado y frenado la puesta en práctica de esta fórmula que reivindica la oposición

El pleno del Ayuntamiento de Málaga aprobó ayer por unanimidad seguir adelante con la consulta ciudadana sobre los terrenos de Repsol. Es la segunda ocasión en lo que va de año que se adopta este acuerdo; la anterior fue el pasado 28 de enero. Con esta consulta se pretende zanjar el debate que hasta el momento no han sido capaces de resolver los cinco grupos políticos del Consistorio sobre si deben mantenerse las torres de viviendas, equipamientos y un parque de 70.000 metros previstos inicialmente -fórmula defendida por el PP-; destinarse los 177.548 metros cuadrados de parcela de los antiguos depósitos a la creación de un gran bosque urbano en una de las zonas más masificadas de toda Europa -posición que abanderan los partidos de izquierda: PSOE, Málaga Ahora e IU-; o adoptar una solución intermedia -argumento de Ciudadanos-.

Desde el primer acuerdo hace ocho meses poco se ha avanzado en la celebración de la consulta en parte porque el equipo de gobierno ha dilatado y frenado la puesta en práctica de esta fórmula, que abanderan los partidos de izquierda, firmes defensores de que la ciudadanía se pronuncie sobre el destino que deben tener esos suelos. Por ello, fue llamativo que los populares votaran a favor de seguir adelante con este proceso, máxime después de que en este tiempo haya mantenido conversaciones con Ciudadanos para buscar un acuerdo político. Ambos partidos suman mayoría absoluta en la corporación y no son partidarios de celebrar un sondeo o encuesta después de que el secretario municipal expresar sus dudas jurídicas sobre la posibilidad de celebrar una consulta popular.

Desde las filas populares defendieron su posición de voto en que su objetivo es mantener las vías de negociación para buscar una solución. En este sentido, el concejal de Participación Ciudadana, Julio Andrade, anunció que la próxima semana se reunirá la mesa de trabajo constituida por los cinco grupos políticos y los colectivos vecinales para analizar la situación. Antes de que se celebre ese encuentro, a principios de semana, prevé trasladar a la oposición toda la documentación, con los distintos informes jurídicos y económicos que se han elaborado al respecto, para su estudio.

Entre esos documentos estará el informe de la Intervención General del Ayuntamiento que no pone objeciones a la celebración de una consulta popular y que el equipo de gobierno del PP tiene desde hace dos meses, como informó días atrás este periódico.

A este respecto, los partidos de la oposición criticaron que en este periodo el PP no les haya facilitado ese informe. El portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, acusó al alcalde, Francisco de la Torre de actuar en este asunto «de forma tramposa y antidemocrática» y de «vulnerar el derecho constitucional» de los ediles a acceder a la información, mientras que el concejal de Ciudadanos Alejandro Carballo criticó que el regidor «lo pone muy difícil» a los grupos de la oposición al ocultar información. La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, subrayó que si el equipo de gobierno del PP «tiene vergüenza» debe cumplir el mandato plenario de celebrar la consulta. Más allá del proceso para que haya o no consulta, el debate plenario sirvió para que los partidos reiteraran sus posicionamientos políticos sobre lo que debe hacerse en los terrenos de Repsol. El edil del PSOE Daniel Pérez resumió la postura de los partidos de izquierda: «En esos terrenos debe haber un gran parque, un pulmón verde».

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, defendió que la propuesta del PP, recogida en su programa electoral, es que en esa zona se construyan viviendas para los jóvenes de los barrios colindantes, torres para viviendas y locales para empresas que generarán empleo y una zona verde. Mientras que Ciudadanos se mantuvo en su propuesta de reducir a un tercio los usos residenciales, comerciales y de equipamientos públicos para destinar todo el suelo situado al sur del bulevar a un bosque urbano de 124.000 metros.

No salió adelante la propuesta de IU de reprobar al PP «por la opacidad» con la que ha actuado por ocultar durante dos meses el informe emitido por la Intervención General sobre la posibilidad de celebrar esta consulta y por su «actitud obstruccionista». Sí se dio luz verde, merced a la abstención de Ciudadanos, a la propuesta del PSOE de que el Ayuntamiento permute, antes de que finalice el presente año, los aprovechamientos urbanísticos de la parcela de los terrenos de Respsol como se ha hecho con otros suelos.

Limpieza de cauces

Por otro lado, el pleno aprobó por unanimidad la moción de Ciudadanos, defendida por su portavoz, Juan Cassá, de exigir a la Junta la limpieza «urgente» de los cauces de los arroyos de la capital y del río Guadalmedina. Asimismo, se dio luz verde a la moción urgente del PP instando al Gobierno de España a que rechace ante la Unión Europea el establecimiento de cualquier tipo de tasa que dificulte la entrada de turistas procedentes del Reino Unido en el país tras el 'Brexit' por los perjuicios que ello supondría para el turismo.

Todo en una sesión en la que se dio a conocer la renuncia de la socialista María Gámez como edil, por lo que se estrenó como portavoz del PSOE María del Carmen Moreno. También debutó como portavoz del PP, Carlos Conde.