Diario Sur

El Facebook del barrio

El Facebook del barrio
  • Las redes sociales se consolidan en Málaga como nuevo punto de encuentro vecinal en el que denunciar la suciedad de las calles, publicar actividades culturales o pedir ayuda para encontrar un perro perdido

Las redes sociales también van por barrios. Zonas de Málaga capital como La Luz, El Palo, Teatinos o la Trinidad cuentan con sus propios grupos en Facebook con miles de miembros en una comunidad virtual que no hace más que crecer. Lejos quedan los tiempos en los que la vida vecinal se daba en la plaza o en la pescadería de la esquina. Ahora los muros de estas comunidades virtuales se convierten en un nuevo punto de encuentro en el que denunciar la suciedad de una calle, publicar actividades culturales o pedir ayuda para encontrar un perro perdido.

Estas páginas surgen de forma espontánea por la iniciativa de vecinos que deciden crear ese espacio común en el que hablar de temas que afecten al día a día del barrio. Anuncios de cortes por obras, talleres de empleo, formación... Y poco a poco se van sumando más personas que viven cerca o también pequeños comerciantes locales que ven en esta vía una buena manera de llegar a su público objetivo.

También es una forma de afianzar el sentimiento de pertenencia a una zona o de mantener los lazos con un espacio concreto. Es el caso de los creadores del grupo del barrio de La Luz. “Estuvimos un tiempo fuera del barrio, lo echábamos de menos. Además, toda nuestra niñez transcurrió allí, de forma que los recuerdos están unidos irremediablemente a los colegios, institutos y comercios. Toda esa infancia y adolescencia es común con una parte muy grande de la vecindad, y eso es un punto de encuentro emocional muy importante. Cuando regresamos, decidimos continuar”, indican los administradores de este grupo con más de 4.400 seguidores, que prefieren permanecer en el anonimato.

En cuanto a los contenidos, los responsables del grupo de La Luz hacen un resumen de los más comunes en estos años, teniendo en cuenta que se dedican a esta labor de forma altruista y en su tiempo libre, así que no está “tan actualizado como querríamos”. “La gente suele enviarnos información de perros extraviados, también solemos dar cabida a eventos que tengan lugar aquí o en el resto de Carretera de Cádiz y si algún comercio nos pide que le demos publicidad, lo hacemos”, aseguran. También se han convertido en una fuente de información fiable para la gente del barrio. “Nos pregunta por horarios de actividades o información del distrito; de alguna manera somos referencia”, señalan. Aseguran que les gustaría que fuese una forma de hacer vecindad, pero lo cierto es que hasta ahora se trata de una vía para verter información sobre el barrio.

Facebook es la red social más utilizada para este tipo de grupos. Así lo explica Sonia Blanco profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Málaga (UMA) y experta en redes sociales, quien señala que Facebook permite segmentar mejor la información por proximidad geográfica. “Como tendencia general, en un mundo cada vez más globalizado, el individuo quiere conocer también lo que pasa en su entorno más cercano, y en este sentido Facebook puede ser un buen aliado para acceder a esa información”, asegura. “Hay grupos más activos que otros, zonas más comerciales en las que se van a volcar más informaciones por parte de los comerciantes cercanos y otras con reivindicaciones históricas que se va a hacer más hincapié a los contenidos sobre esos temas concretos”, dice Blanco. Señala que lo habitual es que poco a poco, se vayan añadiendo normas de uso para moderar los contenidos y, por ejemplo, evitar que se viertan opiniones políticas si ese no es el objetivo del grupo, o que se llene de publicidad que no resulta útil para sus miembros.

Una forma de llegar a más gente

La ventaja es que cualquier información va a llegar a más personas. “Antes, si se perdía un perro pegábamos un cartel en la farola, pero solo lo veía quien pasaba junto a esa farola. Ahora a todo el mundo tiene un móvil en el bolsillo y esa información le llega directamente”, indica Blanco.

Aunque lo habitual es que sean los propios vecinos los que propicien estos grupos de barrio, en el caso de Teatinos el grupo más numeroso con más de 1.700 seguidores ha sido fruto del impulso de los propios empresarios, que han querido crear un canal para dar a conocer sus negocios y vuelcan periódicamente vídeos y entrevistas sobre los comercios, pero también permitir difundir contenidos que interesen a los vecinos, como cursos o actividades culturales.

En algunas ocasiones, algún hecho golpea al barrio y estos grupos se convierten en una forma de mostrar el dolor. Es el caso del suceso que hace ahora tres años conmovió a la barriada de la Luz, con la muerte de Estefani y su hijo de cinco años Aaron. “El dolor, que fue mucho y muy hondo. Y lo sigue siendo. Nos daba miedo escribir algo que no procediese, nos sentimos con mucha responsabilidad porque mucha gente volcaba su rabia y su indignación en la página y tú no puedes limitar eso. Tienes que dejar que la gente se exprese, desde el respeto pero también desde el dolor. Nos preocupaba también la familia, no queríamos caer en el morbo, queríamos que sintiesen que nosotros estábamos también apoyándolos”, señalan los responsables del perfil. Pero, opinan, estos grupos tampoco se puede mantener al margen de lo que preocupa a sus vecinos. “Otro ejemplo es que nos hemos posicionado a favor de la huelga de Limasa, lo que nos ha provocado reproches”, dice. Lo que sí parece claro es que en la gran ciudad global que es Facebook, los barrios malagueños han sabido encontrar su propio espacio.