Diario Sur

El Colegio de Abogados entrega la Medalla de Honor a Fernando García Guerrero-Strachan

Fernando García Guerrero-Strachan
Fernando García Guerrero-Strachan
  • El letrado se ha mostrado muy agradecido y emocionado por el reconocimiento y ha relatado acontecimientos y anécdotas de su extensa trayectoria profesional

El Colegio de Abogados de Málaga ha rendido homenaje a Fernando García Guerrero-Strachan imponiéndole la Medalla de Honor en un acto al que han acudido numerosas autoridades civiles y judiciales de la provincia, así como familiares, amigos y compañeros.

Con esta distinción, la corporación colegial ha reconocido en un acto honorífico los méritos contraídos por García Guerrero-Strachan en beneficio e interés de la abogacía y el derecho, así como a los servicios prestados al propio Colegio en los distintos cargos que ha desempeñado y su dedicación constante al ejercicio profesional.

En su intervención en el acto, el decano del Colegio de Abogados, Francisco Javier Lara, ha destacado que, en este caso, es el homenajeado quien realiza la distinción que se concede: "Fernando no necesitaba esta medalla, pero el Colegio sí necesitaba concedérsela", ha afirmado poniendo en valor la talla personal, profesional e institucional de García Guerrero-Strachan, quien se incorporó a la institución el 31 de mayo de 1954, con 23 años, y desde entonces ejerce sin interrupción.

Tras repasar su trayectoria profesional, Lara ha destacado del homenajeado que a día de hoy siga participando activamente en los actos colegiales y en las actividades y reivindicaciones de la corporación, mostrando siempre su compromiso, dedicación y disponibilidad para colaborar.

Fernando García Guerrero-Strachan se ha mostrado muy agradecido y emocionado por el reconocimiento y ha relatado acontecimientos y anécdotas de su extensa trayectoria profesional. En este sentido, ha afirmado que sigue acudiendo al despacho todos los días, aunque ahora sea su hijo Fernando quien lo dirija.

Asimismo, Strachan también ha explicado que tuvo dos maestros en la profesión: uno "indiscutiblemente" su padre, Luis García Valls, y otro, Agustín Moreno García, "que no era un procurador, era el procurador". Del mismo modo, también ha rememorado los cambios que se han producido en el Turno de Oficio desde que comenzó a ejercer en 1954, destacando el papel que desempeñó en esta mejora la generación de abogados a la que pertenece así como la actuación de Francisco Javier Lara.

Por su parte, el decano Emérito José María Davó ha señalado que el homenajeado "siempre ha tenido y tiene el conocimiento del jurista estudioso, la energía del abogado batallador dentro de su exquisita corrección, el tesón de quien sabe que los derechos del cliente al que le asiste la razón han de defenderse hasta la última instancia y la actitud generosa de quien se enfrenta al letrado oponente con franqueza y lealtad". Por último, Davó también ha destacado la sencillez de Strachan y ha afirmado que "Fernando es una lección de Derecho andante".