Diario Sur

Las farmacias deberán mejorar en la seguridad de la dispensación de medicinas

  • La Junta de Andalucía aprueba un decreto que exige a las boticas zonas de atención individualizadas

Las farmacias andaluzas deberán mejorar la seguridad y la intimidad a la hora de dispensar los medicamentos a sus clientes. Así se indica en un decreto aprobado ayer por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. Las boticas tendrán 18 meses para adaptarse a la nueva norma desde que esta entre en vigor. En cuanto a la ordenación del espacio de las farmacias, la novedad más relevante es la exigencia de zonas diferenciadas para la atención y para la dispensación de los medicamentos, lo que garantizará una atención individualizada a las consultas con garantías de confidencialidad, se pone de manifiesto en el citado decreto.

Asimismo, deberá haber áreas específicas para el almacenamiento de productos farmacéuticos, la conservación de las fórmulas magistrales y, en su caso, la elaboración de las mismas. En estas áreas, los productos se ordenarán de manera que se evite la alteración por la acción de agentes externos y se facilite la limpieza.

Otro requisito que tendrán que cumplir las boticas es contar con un frigorífico exclusivo para medicamentos y con capacidad suficiente, así como un sistema bajo llave para guardar aquellos productos que tengan la consideración de estupefacientes o psicótropos. Esa diferenciación de las zonas se completa con un área de inmovilización, debidamente señalizada, para fármacos no aptos para su dispensación.

El nuevo decreto de la Junta de Andalucía recoge medidas para asegurar la trazabilidad de cualquier materia prima, medicamento o producto sanitario. En este sentido, determina que las farmacias que elaboren fórmulas magistrales deberán presentar una serie de requisitos, fundamentalmente relacionados con la disposición de unas instalaciones adecuadas y contar con la autorización de la Administración sanitaria. Por su parte, las oficinas que no las realicen, tendrán que contratar su elaboración a terceros.