Diario Sur

De la Torre califica de «compleja» la iniciativa del grupo ruso interesado en invertir en el puerto

málaga. Francisco de la Torre se mostró ayer receptivo ante el interés de un grupo inversor ruso en hacerse con la concesión del futuro puerto deportivo de San Andrés con la idea de convertir esta zona del puerto en una especie de Puerto Banús a menor escala. Aunque tampoco ocultó la dificultad que conlleva la pretensión de estos empresarios en crear un gran espacio comercial cuando el planeamiento vigente sólo reserva un pequeño espacio para tiendas vinculadas al uso náutico deportivo. «En principio, es un tema complejo, porque el planteamiento inicial que tienen es muy intensivo, con una edificabilidad muy alta», reconocía ayer el alcalde, quien remarcó que se trata de una cuestión «que tiene estudiada por la Gerencia de Urbanismo».

El regidor también consideró que la propuesta empresarial también «tiene que ser más madurada y elaborada; y situada en el contexto de la ciudad». Una prudencia lógica teniendo en cuenta que, como ocurre con el hotel en el Dique de Levante o con el centro comercial en Muelle de Heredia, este proyecto obligaría a modificar el Plan Especial del Puerto, un trámite que compete a Urbanismo.

De forma paralela, De la Torre planteó que tras esta primera toma de contacto celebrada la semana pasada, desde el Ayuntamiento se les invitará a conocer otros enclaves de la capital, ya que en este primer encuentro los representantes de este grupo empresarial también plantearon su predisposición a acometer diferentes proyectos turísticos e inmobiliarios. «Es importante e interesante que un grupo inversor potente piense en Málaga», subrayó el primer edil.