Diario Sur

La Diputación embarga el edificio de Correos a la Junta por su deuda con los pueblos de Málaga

gráfico

El embargo afecta al sótano, la planta baja y la primera del edificio. / SUR

  • El Gobierno andaluz estaba en negociaciones para vender el inmueble a una empresa para convertirlo en un hotel

Si no se pagan los impuestos se corre un riesgo: el embargo. Esto que suele afectar a la ciudadanía, le ha tocado ahora a una Administración que está acostumbrada a dictar y pedir los embargos. La Diputación Provincial de Málaga acaba de embargar parte del edificio de Correos a la Junta por la deuda que tiene con los municipios de la provincia (la mayoría pequeños), según ha podido confirmar este periódico. El Patronato de Recaudación ha adoptado este medida al no cobrar los aproximadamente nueve millones de euros que le adeuda la Junta. Este organismo ha dictado esta resolución porque es la encargada de recaudar los impuestos de los pequeños municipios de la provincia, de ahí que tenga la obligación de perseguir los bienes del deudor, en este caso la mismísima Junta de Andalucía. El inmueble en cuestión, el edificio de Correos, pasó a titularidad de la Junta de Andalucía como pago parte del pago de la deuda histórica. Actualmente, el edificio se encuentra abandonado y pendiente de una profunda rehabilitación.

El Gobierno andaluz ha mantenido negociaciones para venderlo para uso hotelero, aunque todavía no se ha formalizado operación alguna. La Junta puede interponer un recurso de reposición ante la misma Diputación para parar el embargo en el plazo de un mes. Si el Patronato no contesta en los 30 días siguientes a la presentación del recurso éste se da por desestimado por silencio administrativo negativo. En cualquier caso, la simple presentación del recurso no paraliza el embargo. Tendrían pues que negociar si quiere llegar a algún tipo de acuerdo para paralizarlo, en el caso de que se ofreciera un plan de pago con las debidas garantías. El embargo no afecta a la totalidad del edificio, sino a casi siete mil metros cuadrados. En concreto, a la planta sótano (2.443 metros cuadrados), a la planta baja (2.173 metros cuadros) y a la primera planta, con otros 2.173 metros.

El recaudador provincial ya ha anotado en el registro este embargo, por lo que cualquier operación de compraventa se frenaría. Nadie compra un pleito. Si no se llega a un acuerdo, lo normal es que la Junta acuda al juzgado de lo contencioso para defender que este bien es inembargable porque cumple una función social. Sin embargo, diversas fuentes consultadas sostienen que sí se puede embargar porque actualmente está abandonado e incluso se está negociando venderlo para que sea explotado como hotel. Si finalmente la Diputación gana el pleito (en el caso de que se llegara a este extremo) podría subastar el inmueble para cobrar el dinero que se adeuda.

La Junta de Andalucía acumula esta deuda con 75 municipios. En la mayoría de los casos, según ha podido constatar este periódico, se trata de impago del IBI de sus bienes urbanos y rústicos, aunque en algunos pueblos tampoco ha pagado la tasa de basura o el canon de depuración al ayuntamiento de turno. El municipio más perjudicado es Estepona, al que se le adeuda nada menos que 3,2 millones de euros. También están especialmente castigados Antequera, Vélez-Málaga y Marbella.

El edificio fue levantado en 1986 para albergar los servicios centrales de Correos, con una inversión de 700 millones de las antiguas pesetas (de 4,2 millones de euros). El inmueble tiene una superficie de 16.780 metros cuadrados, repartidos en 13 plantas, más 2.500 de aparcamiento y 2.200 de planta baja. En 2010 pasó a ser titularidad de la Junta dentro del pago de la denominada ‘deuda histórica’ del Estado central con Andalucía. Entonces, su valor se tasó en 30 millones de euros. El PGOU de Málaga lo recoge como equipamiento de interés público y social.