Diario Sur

El comité de empresa advierte de que los cambios en Urbanismo podrían ser nulos de pleno derecho

José Cardador, en un consejo de Urbanismo.
José Cardador, en un consejo de Urbanismo. / J. H.
  • Exige hacer un informe como es preceptivo por ley antes de que se realicen y la Gerencia le contesta que lo hagan ahora una vez firmado el decreto de Alcaldía

El revuelo ante los cambios en Urbanismo que tanto el alcalde Francisco de la Torre como el edil Francisco Pomares han querido llevar con sigilo y secretismo, puesto que el decreto de Alcaldía para ejecutarlo se firmó el 13 de septiembre y aún se desconocían hasta que este periódico los adelantó el pasado viernes 23, habían puesto ya en pie de guerra al comité de empresa, que en esas fechas enviaba un escrito al gerente, José Cardador, para explicarle que, según el convenio laboral de la Gerencia y el Estatuto de los Trabajadores, debían ser informados antes de las modificaciones y de su ejecución, tratándolas a través del diálogo e incluso emitiendo informe sobre los mismas, ya sea escrito o verbal. Los empleados se acogen a que en 2014, la gran remodelación en Urbanismo, que afectó precisamente al Departamento de Licencias y Protección Urbanística, del que ahora eliminan cuatro jefaturas, la Autoridad Laboral ya hizo saber a la Gerencia que debía esperar al informe del comité de empresa. Algo que ahora también parece que se les había ‘olvidado’.

Concretamente, las cuatro jefaturas que se eliminan son todas aquellas que pendían directamente de la destituida jefa de Disciplina Urbanística, Teresa Domingo en septiembre de 2014; justo en el momento más álgido de la tramitación de 200 actas de infracción urbanísticas por pérgolas, piscinas y otros elementos en Villas del Arenal, que generaron un boom mediático y que enfrentaron a varios vecinos con la citada jefa. Domingo llegó incluso a decir que la incitaban a prevaricar, aunque más tarde matizara o retirara sus declaraciones. Las cuatro jefaturas, por tanto, desaparecen ahora del Departamento de Licencias y Protección Urbanística, que dirige Leonor Muñoz Pastrana, y del que su jefe, el edil de Urbanismo, Francisco Pomares, ha dicho que él no los ha decidido y que simplemente su subordinada, que «tiene su total confianza», es la que ha considerado necesarios los cambios, y él los apoya. Como ya se informó en esta sección, una de las jefaturas que pasan a mejor vida es la del servicio Jurídico Administrativa de Inspección y Conservación, que dirigía Esther Sedano, estrechamente relacionada con Teresa Domingo, y ambas apodadas las cuñadas porque lo eran o lo son de personas influyentes en el PP. Precisamente, Sedano fue enviada al IMV, según explica Pomares, «porque planteó una disconformidad con su jefa de trabajo (Muñoz Pastrana); y con el gerente (José Cardador)». Pese a no ocupar su puesto en varios meses, resulta sorprendente que aún aparezca Sedano en el organigrama de la Gerencia colgado en la página web del Ayuntamiento. Las otras tres jefaturas que desaparecen de un plumazo, y de cuyos trabajadores el comité de empresa no sabe qué pasará con ellos, son de sección de Inspección Urbanística, que dirigía Alberto Iñiguez, un antiguo conocido de los vecinos de Villas del Arenal; así como la de sección Jurídica Administrativa, Inspección y Conservación, que estaba a cargo de María José Aranda y la jefatura de negociado de Tramitación Urbanística, que dirigía Salvador Romero. Se crean, por otra parte, cuatro nuevas jefaturas, una de servicio, Infracciones; dos de sección, Jurídico-administrativa de sanciones y Jurídico-administrativo de conservación e ITE; y el negociado de Tramitación administrativa.

Comité de empresa. Los cambios podrían ser nulos

El comité de empresa, como ha podido saber este periódico, nada más conocer el decreto de Alcaldía el pasado 13 de septiembre (que no olvidemos es de hecho una orden ejecutiva) envió un escrito a la Gerencia notificando que los cambios serían nulos de pleno derecho si antes de ejecutarse no tenían la opción de emitir un informe por escrito o realizaban una negociación verbal sobre los mismos. «Consideramos que puesto que el alcalde ha firmado ya el decreto se han saltado el orden preceptivo para realizar los cambios, que necesita de nuestro informe», explicaban fuentes del comité, que añadían que ‘casualmente’ el viernes (fecha en la que esta sección contaba la reestructuración) recibían una carta de la Gerencia dándoles la opción a realizarlo, obviamente a posteriori del decreto de Alcaldía. En el citado escrito del comité de empresa, se le exige a la Gerencia que se retrotraigan de las acciones, ya que cualquier acción que pudiera proseguir en esta línea sería manifiestamente ilegal y «nula de pleno derecho», según explicaron fuentes del comité a este periódico.

En los pasillos. Hablan de ‘vendetta’

El órgano de los trabajadores considera necesario para hacer su informe conocer con más profusión qué repercusión tienen los cambios en las tareas y funciones, y qué destino van a tener los jefes cuyas jefaturas se eliminan, y cómo se va a proveer de personal a la nueva estructura. El comité está preocupado por cómo van a afectar los cambios a los empleados públicos de la Gerencia, algo que no especificaba el decreto de Alcaldía, según ha podido saber este periódico. «Borrar de un plumazo un puesto puede suponer borrar todas las garantías laborales sobre el mismo que tiene la persona que lo estaba desempeñando y que podía haberlo ganado por concurso; es muy grave», explicaban fuentes del comité. Como abundaba uno de los empleados, que prefiere mantenerse en el anonimato, «parece que son distintos perros pero con el mismo collar, lo que podría indicar que el ánimo de los cambios ha sido para dejar fuera de ese departamento a esas personas que tenían las jefaturas, y que en algún momento han podido ser molestos; de hecho a Esther Sedano la cambiaron muy a su pesar al IMV», subrayaban. La palabra ‘vendetta’ ha sonado estos días por los pasillos de la Gerencia, que están que arden. Mientras tanto Pomares explica sin despeinarse y pasando de puntillas que se trata de una reestructuración para mejorar el sistema de trabajo, que ha decidido en exclusiva Muñoz Pastrana.