Diario Sur

Nota discordante junto al Conservatorio

Nota discordante junto al Conservatorio
  • Desechos de todo tipo en el entorno del centro de enseñanza de música Eduardo Ocón de El Palo.

  • La Plaza del Jardín de la Abadía tampoco está de buen ver y los vecinos se quejan de que no se limpia

Los padres de los alumnos del Conservatorio de Música Eduardo Ocón de la barriada de El Palo están hartos de ver cada vez que tienen que ir a llevar o a recoger a sus hijos los alrededores sucios, con bolsas de plástico, latas y restos dejados por quienes se reúnen allí para beber alcohol y fumar lo que les plazca, ya sea de día o de noche. Antonio R. es uno de estos padres y se dirige a este periódico para denunciar que en la plaza Padre José Tejera, junto al Conservatorio Elemental de Música, «es un hecho diario encontrarte gente bebiendo alcohol y fumando petardos en los bancos que hay entre el parque infantil y la entrada al centro». «Cada vez que venimos a dejar a nuestros hijos en el Conservatorio hay que cruzar esta jungla de animales de dos patas y el reguero de mierda que dejan tras de sí, cajetillas de tabaco, colillas, gapos, botellas y latas de cerveza en el suelo, papeles, envoltorios y demás desechos. Les falta cagarse y mearse en el parque o en la puerta del Conservatorio, algo que, de no poner remedio, lo harán». Desesperado e incrédulo por lo que tiene que ver a diario, este ciudadano termina diciendo que «la próxima foto será panorámica, ya que la basura abarca 360°».

"Hace años que no barren por aquí"

En otra zona, la Plaza del Jardín de la Abadía, un vecino se queja de que «Limasa hace años que no barre este suelo gris del centro de la plaza por que dicen que es de uso privado, pero es paso peatonal público». «Hacen poco y menos quieren hacer, una vergüenza», dice. Habría que ver si se trata de una zona cuya competencia no corresponde al Ayuntamiento, aunque es extraño que eso sea así.

Cruces sin visibilidad

Francisco del Toro dice que está «harto de ver contenedores de basura delante de los pasos de peatones, impidiendo que el conductor pueda ver si sale alguien a cruzar el paso de peatones, provocando frenazos en el mejor caso. Espero que esto sirva para desplazar los contenedores». En alguna que otra ocasión nos hemos hecho eco en esta misma sección de algún punto donde, efectivamente, los contenedores restan visibilidad tanto a los conductores como a los peatones. Y damos fe de que el Ayuntamiento ha sido receptivo y ha reubicado los contenedores, tanto de residuos orgánicos como de reciclaje que dificultaban la visibilidad, así que habría que concretar de qué lugares se trata para que el Ayuntamiento obre en consecuencia .