Diario Sur

Aparcamientos con (malas) vistas

Este punto de la calle Sondalezas va camino de estercolero.
Este punto de la calle Sondalezas va camino de estercolero.
  • Las basuras están presentes en la parcela frente a la Ciudad de la Justicia y en la calle Sondalezas

Acudir a la Ciudad de la Justicia es –salvo contadas excepciones– poco agradable, porque las visitas que allí se realizan no suelen ser para nada bueno. A no ser que vaya uno al Registro Civil a inscribir a un hijo, o acuda para casarse... o para divorciarse, algo que en ocasiones también es motivo de júbilo y celebración. Justo enfrente al edificio que alberga los órganos judiciales de la ciudad se encuentra una gran explanada baldía que es utilizada a modo de aparcamiento, eso sí, previo pago de su importe, pues es explotada por una sociedad o concesión que se encarga de hacer cajas de forma diaria y desde hace años. Pues uno de los usuarios de ese ‘parking’ provisional que lleva camino de convertirse en eterno, se queja de que en el solar hay basuras que dan mala imagen y deben revolver aún más las tripas del que allí va a pleitear o a resolver algún asunto pendiente.

«Hay restos de basuras y además de dar un mal aspecto justo frente al edificio de la principal sede judicial de la capital y de la provincia, a donde acuden multitud de personas a diario, es algo que no se comprende, porque los aparcamientos están siendo explotados por unas personas que bien que cobran por dejar allí los vehículos», dice Álvaro Blanco. «Lo menos que podían hacer es mantener limpia la zona, ya que se trata de una parcela a la que se accede tras franquear una garita y pagar religiosamente 1,20 euros por dejar allí el coche, ya sea cinco minutos o durante toda la mañana», señala.

Un estercolero

En otro aparcamiento de un solar existente en la calle Sondalezas, en Gamarra, también se están acumulando basuras. Algo de lo que ya dimos cuenta hace varios días en esta misma sección. Y la cosa debe ir a más porque un empresario de la zona, Moisés Alarcón, se queja de que su negocio está pegado a ese descampado que es utilizado de aparcamiento para coches. «Siempre está sucio, con un olor nauseabundo, porque lo utilizan para que los perros hagan sus necesidades, tanto dentro como fuera de la zona, y de escombreras, y cualquier día le van a prender fuego y va a pasar algo. ¿No hay manera de darle una solución ?», se pregunta.