Diario Sur

Restauran la fuente de Génova

La fuente, rodeada de un andamio.
La fuente, rodeada de un andamio. / J. M. A.
  • Fue blanco de la acción de los vándalos al ser apedreada y sufrir varios desperfectos en junio

La Fuente de Génova ha comenzado a ser restaurada. Esta auténtica joya del patrimonio malagueño, ubicada en la plaza de la Constitución, fue objeto de un acto vandálico en junio pasado, a consecuencia del cual sufrió la rotura de parte del último de sus platos. Los desperfectos fueron ocasionados, al parecer, por unos gamberros que le habrían arrojado piedras con el propósito quizás de impactar en las palomas que suelen colocarse allí para beber agua. El Ayuntamiento de Málaga, a través de su departamento de Patrimonio del Área de Cultura, ha comenzado su restauración, y para ello se ha instalado un andamio junto a la escultura del siglo XVI. Al mismo tiempo, se van a realizar labores de limpieza en la fuente. Los trabajos han sido encomendados a la empresa especializada Quibla Restaura, encargada de la restauración integral de la fuente en 2013, según comunicó ayer el Ayuntamiento, que ha informado de que esta actuación se hace con cargo al presupuesto que el Área de Cultura tiene anualmente para este tipo de actuaciones en el patrimonio histórico-artístico de la ciudad.

La Fuente de Génova o de Carlos V, como también es conocida, porque parece ser que fue quien ordenó su instalación en Málaga, se cree que fue construida en Génova en el siglo XVI. Se trata de una pieza de mármol de estilo renacentista italiano, que presenta figuras de sirenas y ninfas, y cuyo remate está formado por niños y un águila. La fuente ha pasado por diferentes ubicaciones, como la Alameda o el Parque, y fue trasladada a la Plaza de la Constitución, que era su emplazamiento original, en 2003.

Desperfectos ocasionados.

Desperfectos ocasionados. / J. M. A.

Cuenta una leyenda que el galeón en el que era transportada a Málaga la fuente desde Génova fue asaltado por unos piratas turcos capitaneados por Barbarroja, siendo posteriormente recuperada y traída a la ciudad. El segundo cuerpo de la fuente es de época posterior, obra de Jose Micael Alfaro, escultor del siglo XVII. En la parte superior está ubicada una segunda taza de la que caen 8 caños de agua y sobre la que descansan tres figuras entre las que destaca Neptuno con un tridente acompañado de un delfín. Tras una última taza se levanta el remate formado por tres niños y coronando la fuente un águila que surte agua a través de su pico.

Un fuente preciosa, admirada por los malagueños y los numeroso turistas que nos visitan, y no respetada por los cafres de turno.