Diario Sur

«No queremos tener sólo un hotel de lujo en el puerto, queremos que sea un destino»

Abdullah Al Darwish, representante del grupo Al Bidda.
Abdullah Al Darwish, representante del grupo Al Bidda. / Sur
  • Abdullah Al Darwish Administrador único de Andalusian Hospitality II y representante del grupo Al Bidda

  • El responsable del grupo catarí que promueve el rascacielos asegura que este se convertirá en un referente de ocio para los ciudadanos de Málaga

Abdullah Al Darwish A D Fakhroo es el administrador único de Andalusian Hospitality II, que es la sociedad creada en Málaga por el grupo catarí Al Bidda para promover el rascacielos que albergará un hotel de lujo en el Dique de Levante del puerto de Málaga, junto a otros servicios como un centro de congresos, un centro de convenciones, restaurantes, comercios e, incluso, si fuera posible, un casino. La compañía a la que representa tiene inversiones en todo el Golfo Pérsico, y se fijó en Málaga tras conocer su crecimiento económico y turístico, en el marco de su estrategia de inversión en Europa.

además

¿Qué supondrá para Málaga tener un hotel como el que se ha proyectado?

A decir verdad, nuestra visión es diferente a la de tener sólo un hotel de cinco estrellas, nosotros queremos crear un destino por sí mismo: un hotel con múltiples servicios y un lugar donde la gente de Málaga pueda venir y pasar su tiempo libre. Esta es la visión que tenemos, no es sólo el proyecto de un hotel, es más amplio, una referencia por sí mismo, un buque insignia de la ciudad y una referencia internacional. El estudio de mercado y de viabilidad económica y turística encargado a la consultora Deloitte fue muy positivo.

¿Cómo cambiará la imagen de la ciudad?

Será una ciudad más moderna, y no me refiero al diseño, sino en el sentido de tener un lugar donde se podrá ir, estar en una habitación o usar los servicios, nadar en la piscina; un destino más amplio, para que un determinado tipo de cliente pueda visitar Málaga y para que los ciudadanos locales puedan disfrutarlo.

¿Qué opina sobre los largos trámites administrativos que son necesarios para que el hotel llegue a ser una realidad?

Para mi esto es simple: este es un proyecto que va a ayudar a la ciudadanía, a crear empleo, por supuesto, a añadir valor a la ciudad como un destino turístico, que no hace daño a nadie y que encaja con la visión de Málaga que tiene el Ayuntamiento, por lo que todos son beneficios. La gente cuando piense sobre esto sólo verá ventajas, y en todo caso más ventajas que inconvenientes, estamos completamente en sintonía con la visión de la ciudad y creemos que ayudará a desarrollar el proyecto del gobierno local.

La situación política actual, sin un Gobierno en Madrid, ¿cree que será un problema?

Aunque el Gobierno aún no se ha establecido, hemos estado trabajando de forma muy cercana con la Autoridad Portuaria y las instituciones públicas y todo lo que hemos oído es honestidad, verdad, y creo que todo el mundo está dando lo mejor de sí para que salga adelante. Este es un proyecto que todo el mundo respalda, por tanto, esperaremos. Soy consciente de que esta circunstancia puede causar un poco de retraso pero estoy feliz de que el Puerto y el Gobierno están haciendo lo mejor posible y están siendo transparentes con nosotros.

120 millones de euros de inversión es una gran cifra.

Para un hotel de este tipo es una gran cantidad, por supuesto, pero comprensible en el mercado internacional. El grupo Al Bidda tiene experiencia en este tipo de actuaciones y en estas cifras, ya hemos llevado a cabo antes proyectos con este coste e incluso superior. Es un holding que reúne a varias compañías que ha desarrollado grandes infraestructuras y desarrollos verticales. Por tanto, tenemos la experiencia necesaria, no sólo en Oriente Medio sino también en Europa, para hacer un hotel de la máxima calidad.

¿Qué inversiones han hecho recientemente?

Tenemos varios proyectos de construcción en Catar y Dubai, un hotel propio en Dubai y otro en Londres. Pretendemos que esta sea la primera de una serie de inversiones en España y en Andalucía.