Diario Sur

El alcalde pierde la confianza en Cortés y nombra portavoz a Conde

  • Oficialmente, el edil de Economía ha sido el elegido por su perfil dialogante. En realidad, Cortés hace meses que no está en la acción de gobierno, aunque sí ejerciese en el pleno

Zafarrancho en el equipo de gobierno del PP. Aunque sólo ha habido un cambio, éste es estratégico:el alcalde Francisco de la Torre ha destituido a Mario Cortés de la portavocía para nombrar en su lugar a Carlos Conde. Este ha sido el orden. Ambos mantienen sus carteras, Nuevas Tecnologías y Economía, respectivamente, y Conde será primer teniente de alcalde y Cortés, segundo. El edil de Urbanismo, Francisco Pomares, pierde, a su vez, la viceportavocía para que parezca que no ha sido tanto el cambio. Cuestión engranaje. ¡Ah! y por si alguna vez hace falta que alguien saque pecho en el pleno y defienda al PPa ultranza y sin miramientos:para hacer de ‘poli malo’, performance que Cortés hace estupendamente y que a Conde, que con su carácter dialogante, pero también apocado, no parece que vaya a dársele muy bien.

Hace semanas que se barruntaba un cambio en el equipo de gobierno del PP. De hacerse, a tan sólo un año y poco de legislatura, el primer recambio sería el del ya exportavoz Mario Cortés, en quien el regidor hacía tiempo que había perdido la confianza, concretamente después de las elecciones generales de 2016, aunque el partido le siguiese viendo en esa tarea. Eso posibilitó que, pese a todo, Cortés volviera a ostentar de nuevo la portavocía tras el nombramiento de todos los ediles, aunque al principio, cuentan entre bambalinas, al alcalde le hubiese gustado más Francisco Pomares o Julio Andrade, que son de su cuerda, para el puesto.

Aún así Cortés volvía a ocupar en julio de 2016 la portavocía, que asumiera con la marcha de Diego Maldonado en mayo de 2013, época en la que el alcalde explicaba que le había elegido a él porque «era un chico estupendo». Esa confianza con el primer edil fue forjada a base de campañas electorales y de hacer de puente entre él y el presidente del PP, Elías Bendodo. Es bien sabido que las relaciones entre ambos no son del todo fluidas, y para el portavoz popular en el Ayuntamiento, al menos en los últimos años, ese papel era crucial.

No fue el ‘Brexit’, que ayer pregonaba el alcalde para decir que iba a ser vital la labor de Cortés en la captación de inversiones, fue el ‘exit’ del segundo, que hace tiempo se barruntaba porque entre ambos se había perdido el ‘feeling’. Todo muy británico.

Cortés fue poco a poco apartado de las tareas propias de apoyo al gobierno, implícitas también en la portavocía, y se fue quedando sólo con su labor de defensa de las mismas en el pleno. Si no estaba en la pomada, resultaba curioso que al final acabase defendiendo las estrategias del equipo de gobierno. Mientras tanto, Conde, muy afín también a Bendodo, crecía en su confianza con el alcalde en base a que hacía gala del consenso y del diálogo, que tanto le cuesta al primer edil. La oposición ha hecho suya esta frase:«El alcalde se cree que dialogar es hablar contigo hasta convencerte».

Conde ¿Cómo ha llegado hasta aquí?

En todo este caldo de cultivo era visible que Conde, por derecho propio, se había ido ganando su actual puesto tras su buena labor de negociación de los impuestos con la oposición, los presupuestos con Ciudadanos, y otras cuestiones económicas cruciales como modificaciones presupuestarias, que esas sí son competencia del pleno y deben aprobarse por mayoría de la corporación.

Cortés tuvo tal ascenso meteórico que hasta sonó como delfín, palabra maldita en la Casona;y Conde, que de dedicarse a la Diputación la pasada legislatura, también ha subido como la espuma. Curiosamente, también fue tildado de delfín por el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá. Declaraciones que nunca favorecen en este consistorio;es casi un estigma.

El hecho es que el Ayuntamiento y el alcalde se afanaron ayer en hablar del perfil dialogante de Conde, y de que Cortés se dedicará a captar inversiones a raíz del Brexit y a profundizar en el área de Nuevas Tecnologías. Todo para que no parezca una crisis, que es lo que es.

En la oposición, Cassá opina que Conde es el que «más espíritu de consenso tiene dentro del PP», y la nueva portavoz socialista Mari Carmen Moreno aprovechó para sacar la artillería pesada y decir que la destitución de Cortés sólo se debe a la guerra interna que hay en el PP, y que «los ediles populares están más preocupados por posicionarse bien en la guerra abierta entre Bendodo y De la Torre que en gobernar la ciudad». Se le olvida a Moreno que su ascenso, cuando se marchó María Gámez en agosto, no fue precisamente un camino de rosas. Es certera cuando explica que en el PPse cuecen habas, pero es también muy evidente que en el PSOEno juegan al parchís todas las tardes. La política en toda su esencia.