Diario Sur

Más rebajas para la plusvalía, pero sólo a los herederos que vivían con el fallecido

Juan Manuel Ruiz Galdón, Francisco de la Torre y Carlos Conde, en la presentación de ayer.
Juan Manuel Ruiz Galdón, Francisco de la Torre y Carlos Conde, en la presentación de ayer. / Álvaro Cabrera
  • El equipo de gobierno propone ampliar de 75.000 a 100.000 euros el límite de valor para que las viviendas alcancen bonificaciones del 95%

Tras varios días de conversaciones con los grupos políticos de la oposición, el equipo de gobierno municipal ya tiene cocinada la propuesta de impuestos locales para el año que viene en Málaga. Ayer la aprobó en una Junta de Gobierno Local extraordinaria, previa a un pleno para el que intentará recabar el mayor apoyo posible del resto de partidos. No son demasiado significativas las novedades previstas para el paquete tributario de 2017, en el que el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) no varía. Las más destacadas hacen referencia al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana o Plusvalía, para el que el equipo de gobierno propone incrementar la horquilla de viviendas que podrían beneficiarse de rebajas de hasta un 95% del tributo, en el caso de transmisiones por fallecimiento.

En concreto, podrán obtener estas bonificaciones del 95% todas las viviendas cuyo valor catastral sea inferior a 100.000 euros. Hasta este año, el límite estaba en 75.000 euros. No obstante, los posibles efectos de esta medida, cuya aplicación es automática, pierden fuelle al mantenerse como requisito para poder acceder a las rebajas en este impuesto que los beneficiarios demuestren una convivencia con el fallecido durante los dos años anteriores a la muerte, lo que se avala con el padrón de habitantes. Este condicionante, que no se exige en casos de separación judicial o de hecho de un matrimonio, es una variable que los ayuntamientos aplican de forma tradicional y que no están obligados a mantener por la legislación estatal. No obstante, se resisten a prescindir de ella por la caída en la recaudación por plusvalía que podría suponerles.

Para 2017, también se ha previsto introducir la novedad de que podrán acceder a una bonificación del 95% de la plusvalía, para las transmisiones por fallecimiento, las personas empadronadas en la vivienda cuando demuestren que son pensionistas, desempleados o jóvenes con ingresos anuales inferiores a 12.673 euros. A esta misma cifra se pretende elevar, desde 11.182 euros, el límite de renta para poder acceder a rebajas en el IBI para determinados colectivos.

Las rebajas en cuotas tributarias planificadas para 2017 se centran en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), y en las tasas por entradas de vehículos en viviendas unifamiliares o vados. En ambos casos, se propone una disminución del 5%. Además, a raíz de una sentencia judicial con efectos a nivel nacional, se va a aplicar una nueva tarifa dentro de la ordenanza sobre el uso privativo del subsuelo, suelo o vuelo para las compañías de telefonía móvil. Gestión Tributaria ha calculado en un millón de euros el incremento de la recaudación que podría derivarse de esta novedad. Igualmente, la tasa que se cobra por la ubicación de cajeros automáticos en la ciudad se va a regular en función de las categorías fiscales de cada calle.

Por otra parte, no cambiarán las tarifas de los autobuses urbanos y los aparcamientos municipales.