Diario Sur

El ascenso y el descenso de Mario Cortés en la Casona

    El ascenso y el descenso de Mario Cortés en la Casona
    • El joven político dejará de ser portavoz popular y se dedicará sólo al área de Nuevas Tecnologías

    Su ascenso fue meteórico. El entonces portavoz Diego Maldonado dejaba la Casona por motivos de salud en mayo de 2013, una afonía que llevaba minándole meses, y el alcalde Francisco de la Torre decidió premiar a su persona de confianza en las campañas electorales, a Mario Cortés. El por entonces muy joven político para este puesto, 34 años, se había ganado la confianza del regidor a pulso. Siguiéndole en las campañas, gestionándole su agenda en estos eventos y haciendo de puente vital entre el presidente del partido y de la Diputación, Elías Bendodo; y De la Torre. En la rueda de prensa en la que le nombró, con él al lado y el ya saliente Diego Maldonado, contestaba así a la pregunta de por qué le había elegido: “¿A Mario? Porque es un chico estupendo”. Con esta frase lo decía todo. Cortés había conseguido llegar a ser una persona de su confianza, algo que no es fácil, según aseguran todos los que rodean al regidor. Saltaba del número 13 de la lista a las elecciones municipales de 2012, a la portavocía municipal en dos años y medio de legislatura; lo que parecía todo un récord.

    El ascenso y el descenso de Mario Cortés en la Casona

    En la pasada legislatura, Cortés hizo un gran trabajo poniendo en marcha la comisión de Transparencia, dialogando con los grupos de la oposición a la vez que era capaz de argumentarles con vehemencia en los plenos municipales. Siempre ejerció de ‘poli malo’ en estas sesiones, al tiempo que era capaz de tener una estupenda relación con los portavoces de la oposición, por entonces María Gámez y Eduardo Zorrilla. Cuando al principio del nuevo mandato el alcalde estuvo a punto de prescindir de él en pos de otro edil, cuando ya parece que había perdido parte de la confianza en él, fue Zorrilla el que felicitó a De la Torre por contar de nuevo con Cortés en ese puesto. “Es duro en sus exposiciones, pero Cortés siempre ha tenido con nosotros una relación cercana, y valga la redundancia, cortés”, explicaba. Lo cierto es que la relación del ya exportavoz no ha sido tan fluida con el grupo Málaga Ahora (con integrantes de Podemos y de otros partidos), y con Ciudadanos y su portavoz, Juan Cassá, ha tenido sus más y sus menos.

    Pero más allá de su relación con la oposición, el edil de Nuevas Tecnologías y De la Torre habían perdido el ‘feeling’ y la empatía después de las pasadas elecciones municipales de junio de 2016 y entre ellos ya no se apreciaba ese entendimiento que había en otras épocas. Cortés fue poco a poco apartado de las tareas propias de apoyo al gobierno, implícitas también en la portavocía, y se fue quedando sólo con su labor de defensa de las mismas en el pleno. Si no estaba en la pomada, resultaba curioso que al final acabase defendiendo las estrategias del equipo de gobierno.

    Cortés había ido ascendiendo desde su posición de presidente de Nuevas Generaciones y en sus inicios se dedicó al área de Juventud, la histórica que ocupan en el PP los que han llegado a este posicionamiento juvenil en el partido. Más tarde, asumió el área de Nuevas Tecnologías, y sería en mayo de 2013 cuando ascendió a la portavocía popular, en la que se ha mantenido tres años y medio y que hoy deja.

    Con la nueva corporación multipartidista y De la Torre en minoría (13 concejales frente a 17 de los cuatro grupo restantes) y la nueva necesidad de entablar un diálogo certero y fluido con la oposición, con todos los grupos, el concejal de Economía, Carlos Conde, se ha destacado precisamente por ser capaz de negociar asuntos de su área como las ordenanzas fiscales, y llegar a ciertos acuerdos con los presupuestos con todos, y sobre todo con Ciudadanos. Estas acciones le han llevado a que el alcalde confíe en él para la portavocía, en vista de que los nuevos tiempos reclaman una persona con un perfil sobre todo “dialogante” y quizás menos centrada en los posicionamientos políticos. Ambos, Cortés y Conde, por lo que ha podido saber este periódico, mantendrán sus actuales carteras de Nuevas Tecnologías y Economía.