Diario Sur

De todo menos zona verde

Papeles, bolsas y envases esparcidos en el recinto.
Papeles, bolsas y envases esparcidos en el recinto. / J. M. A.
  • Papeles, plásticos y desperdicios se acumulan en unos jardines de la calle Villanueva de Algaidas

Llamarlos jardines es mucho decir, porque los espacios que hay al final de la calle Villanueva de Algaidas, en las proximidades de Carrefour Los Patios, nada tienen que ver con una zona verde. «Está todo lleno de matojos y de hierbas secas, así que de verde no tiene nada, y además está cubierto de papeles, plásticos, vasos y restos de todo tipo», dice una vecina de esta calle, María Sánchez. Apunta esta ciudadana que gran parte de la suciedad que se acumula allí puede proceder del poco civismo de algunas de las personas que acuden a un establecimiento de comida rápida situado a escasos metros de ese lugar. Y da cuenta de que tampoco se le facilita la tarea, ya que dice que hay una papelera «que se ve que la han arrancado de su sitio y la han tirado a un solar cercano que está vallado». La guinda del pastel la ponen dos pares de zapatillas que cuelgan de unos cables, una costumbre extendida en otros muchos lugares, y sobre los que circulan diferentes leyendas urbanas acerca de su significado: desde los que dicen que se hace para señalar que es un lugar donde existe un punto de venta de droga, hasta lo que uno se quiera imaginar, aunque lo más probable es que se trate de una gamberrada más.

Baldeo en Palma del Río.

Baldeo en Palma del Río. / J. M. A.

Palma del Río: un baldeo muy esperado

Ha tardado lo suyo, pero por fin ayer le tocó el turno a la calle Palma del Río, también en el distrito de la Carretera de Cádiz. Los vecinos de esta calle venían reclamando desde hace tiempo de forma insistente que se limpiara a fondo su calle, donde abundan los árboles, ya que se quejaban de que estaba muy sucia y solicitaban que se baldeara. Y ayer apareció por la zona un camión cuba de Limasa y los operarios procedieron a realizar su labor con agua a presión. Una operación que no pasó desapercibida al vecindario, que por fin vio limpiar su calle.

Calle Granados: charcos de agua

Charco en calle Granados.

Charco en calle Granados.

Todo el mundo pide que se baldee su calle ya que ante la ausencia de lluvias, la suciedad se incrusta en los pavimentos y es la mejor forma de eliminarla, amén de que también desaparecen, al menos durante un tiempo, los malos olores de los propios desechos y de los orines de los perros. Pero a veces los baldeos tienen algunas consecuencias negativas, como la que sucede en la céntrica calle Granados y que sufre un establecimiento de hostelería allí situado, en cuya puerta se forman charcos cada vez que los servicios de limpieza baldean la calle al encontrarse hundido parte del pavimento. Un inconveniente para las personas que transitan por la zona y para los clientes del negocio que se solucionaría nivelando el suelo o eliminando con cepillos el agua acumulada.