Diario Sur

Piden siete años para dos acusados de dar una paliza a una transexual y robarle

Cristina muestra, días después de la agresión, una de las heridas que sufrió.
Cristina muestra, días después de la agresión, una de las heridas que sufrió. / Daniel Pérez
  • Aunque fueron detenidos, entre otros, por un delito de odio, la fiscal les considera responsables de uno de robo con violencia y otro de lesiones por los hechos ocurridos en el polígono Guadalhorce

La Fiscalía ha solicitado que los dos jóvenes acusados de dar una paliza con un palo de hierro a una transexual y robarle el bolso sean condenados a siete años de prisión cada uno. Tras el suceso también fueron detenidos dos menores de edad en relación a estos mismos hechos, aunque el procedimiento en su caso se lleva por otra vía judicial.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del pasado 16 de agosto, en una rotonda de la calle André Gide, que está situada en el polígono industrial Guadalhorce. Sobre las 03.10 horas, los dos acusados, uno de los cuales conducía el vehículo en el que iban, circulaban por la zona acompañados por los menores. Los jóvenes, de 17 y 18 años, son vecinos de Alhaurín de la Torre.

Según el escrito de acusación de la fiscal, al que ha tenido acceso este periódico, los procesados se acercaron a Cristina –la víctima–, que iba andando por la zona. En unidad de acción y propósito, así como con ánimo de enriquecimiento ilícito, la atacaron, explica la representante del Ministerio Público.

Cristina (derecha) junto a su amiga Mar.

Cristina (derecha) junto a su amiga Mar. / SUR

En el documento de la Fiscalía se asegura que los acusados se bajaron del vehículo, tipo monovolumen, y comenzaron a agredirla con un palo de hierro en la cabeza y la espalda. También «le propinaron patadas, golpes y puñetazos, arrebatándole el bolso y huyendo del lugar» de los hechos.

Tras lo ocurrido, los supuestos agresores volvieron al automóvil y se dieron a la fuga, pero no llegaron muy lejos, ya que la sala del 091 había difundido a todas las unidades las características del vehículo implicado en el suceso, según adelantó este periódico en agosto. Un coche camuflado de la comisaría del distrito Oeste, que estaba de servicio por la zona, les dio el alto y, con ayuda de un radiopatrulla de la Brigada de Seguridad Ciudadana, les cortó el paso en la calle Hermanas Brontë. En su interior hallaron el bolso de la víctima.

En una entrevista con SUR, Cristina y su amiga Mar –que aquella noche estaba con la víctima– relataron lo que pasó y recordaron que los jóvenes les insultaron y les tiraron piedras. Mar consiguió escapar subiéndose al coche de un cliente y fue quien alertó a la policía.

Cuando regresó a buscar a su amiga, ya había sido agredida. Cristina volverá a estar dentro de unos días cerca de sus presuntos agresores. Será el próximo 10 de octubre, fecha en la que se celebrará el juicio contra los dos procesados.

La Fiscalía considera a los jóvenes responsables de un supuesto delito de robo con violencia y otro de lesiones, aunque no les acusa de uno de odio. Precisamente, éste último fue uno por los que los agentes les leyeron sus derechos en el momento de la detención.

La víctima sufrió diversas lesiones por la agresión, entre las que destaca una brecha por la que le colocaron 15 grapas para suturársela. Por ello, además de pedir que se prohiba a los acusados acercarse a la víctima durante cinco años, la fiscal solicita que indemnicen a Cristina «en la cantidad que se determine en ejecución de sentencia».