Diario Sur

Más de la mitad de los enfermos que opera el SAS en Málaga reciben el alta en el día

  • Carlos Haya y el Clínico Universitario realizaron más de 10.800 intervenciones de ese tipo a lo largo del primer semestre de este año

Más de la mitad de los pacientes que son intervenidos quirúrgicamente en los hospitales Regional Carlos Haya y Clínico Universitario reciben el alta el mismo día en que son operados. Este tipo de cirugía sin ingreso hospitalario ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años. En torno al 60 por ciento de los pacientes abandonan el hospital a las pocas horas de haber salido del quirófano, sin que tengan que quedarse ingresados en una planta, explicaron a este periódico fuentes sanitarias. Durante el primer semestre de este año, Carlos Haya y el Clínico llevaron a cabo más 10.800 operaciones sin ingreso, que se unieron a las más de 9.000 que hicieron con ingreso.

El avance habido en las técnicas quirúrgicas, que son menos invasivas, y la mejora de los fármacos que se emplean en la anestesia permiten que aumenten las intervenciones en las que no es preciso que los pacientes se queden encamados tras salir del quirófano, hecho que facilita que reciban el alta el mismo día en que son operados.

Esos enfermos son atendidos en lo que se conoce como régimen de hospital de día quirúrgico. El del Clínico está situado en el Hospital Marítimo de Torremolinos, mientras que Carlos Haya tiene uno en el Hospital Civil. Para el apartado ginecológico, el Materno Infantil dispone también de hospital de día.

Las intervenciones en las que no es necesario dejar encamado a los pacientes reducen hasta en un 50 por ciento los costes hospitalarios respecto a las operaciones en que es preciso que permanezcan ingresados. Desde el punto de vista de la salud del enfermo, la cirugía sin encame disminuye el riesgo de contraer infecciones hospitalarias (nosocomiales) y favorece la recuperación postoperatoria. Cuanto más reducido es el tiempo que una persona está ingresada en un centro sanitario menos riesgo tiene de sufrir el ataque de las bacterias que hay en los hospitales. El aumento de la cirugía mayor ambulatoria (o de alta en el día) supone una disminución de esas infecciones.

Además de que los cirujanos aplican cada vez con más frecuencia técnicas menos agresivas, es fundamental la sustancial mejora habido en el campo de los fármacos anestésicos. Los efectos secundarios de esos medicamentos han descendido considerablemente, circunstancia que propicia una más rápida recuperación de los pacientes. Los anestesiólogos, en función de las características del enfermo y de la operación a la que va ser sometido, deciden qué tipo de anestesia aplican: local, epidural, general, etcétera. La tendencia es evitar la anestesia general siempre que es posible, pusieron de manifiesto las fuentes consultadas.

Especialidades

La cirugía sin ingreso se aplica en distintas especialidades como, por ejemplo, oftalmología, traumatología, dermatología, urología, ginecología, cirugía general y digestiva, otorrinolaringología, cirugía vascular, cirugía maxilofacial, etcétera. Así, algunas patologías que se intervienen sin que sea necesario dejar encamado en una planta al enfermo son las cataratas, las extracciones quirúrgicas de piezas dentales, las intervenciones de varices, las lesiones de piel, el hallux valgus (juanetes) y otras deformaciones del pie, los procedimientos diagnósticos de próstata e intervenciones en úteros, así como amigdalitis, hernias abdominales o hemorroides. Asimismo, se llevan a cabo procedimientos de hemodinámica que evitan a los enfermos quedarse hospitalizados.

Pese a que una intervención se programe sin ingreso, si los médicos comprueban que se ha presentado una complicación, el paciente se queda hospitalizado tanto en Carlos Haya como en el Clínico y recibe la asistencia que necesita hasta que se le da el alta. «La cirugía sin ingreso es la que más crece y cada vez más procesos se hacen de esa forma, ya que presenta muchas ventajas para los pacientes, pero los hospitales públicos malagueños están preparados en todo momento para ofrecer una respuesta y dejar encamado a los enfermos cuando surge una complicación que desaconseja enviarlos a su casa a las pocas horas de haber abandonado el quirófano», significaron las fuentes sanitarias citadas. 

Por otro lado, el Hospital Regional Carlos Haya y el Clínico Universitario atendieron entre los dos casi 770.000 consultas externas en el primer semestre de este año.

Temas