Diario Sur

El IBI no experimentará cambios para el año que viene en Málaga

  • El Ayuntamiento prevé reducir la presión fiscal en cerca de dos millones de euros respecto a los niveles presupuestados para 2016

El equipo de gobierno municipal se encuentra estos días ultimando las negociaciones con los grupos de la oposición, que tienen mayoría de votos en el salón de plenos, para planificar los impuestos locales del año que viene. Según ha podido conocer este periódico, no se ha previsto modificación alguna en el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que permanecerá invariable para 2017. No obstante, sí se están barajando retoques en el reglamento de ayudas para el pago de este impuesto que podrían incrementar el número de personas beneficiarias.

En la agenda del Gobierno central está la reforma de la normativa que regula el IBI para los ayuntamientos españoles, si bien este proceso se ha visto frenado por la inestabilidad política existente a nivel nacional, que impide contar con un nuevo Ejecutivo. Por ello, muchos de los grandes ayuntamientos no prevén modificar este tributo para 2017, a la espera de los cambios que pudieran venir dictados desde Madrid.

Para Málaga, tampoco está previsto tocar para el año que viene el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Sí podría plantearse, en cambio, alguna modificación para el impuesto de incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana o plusvalía que podría repercutir en menores ingresos para el Ayuntamiento, pero este aspecto no está aún totalmente concretado.

Según fuentes consultadas, el equipo de gobierno prevé reducir la presión fiscal sobre los malagueños en cerca de dos millones de euros más respecto a los niveles presupuestados para 2016, ejercicio para el que el Consistorio calculó dejar en el bolsillo de los ciudadanos unos 10 millones de euros que se mantendrían en 2017. La aprobación de las ordenanzas fiscales para el año próximo se activará a partir de la semana que viene con la celebración de una Junta de Gobierno Local.