Diario Sur

La demora media para operarse en Carlos Haya crece 22 días en un año

Imagen de archivo de un quirófano del Hospital Regional Carlos Haya.
Imagen de archivo de un quirófano del Hospital Regional Carlos Haya. / SUR
  • El incremento de intervenciones complejas y los recortes aplicados en el hospital son las causas de que se hayan disparado los retrasos

Los pacientes que están pendientes de ser operados en un quirófano del Hospital Regional Carlos Haya esperan más que hace un año. La demora media quirúrgica del centro hospitalario se ha elevado considerablemente hasta el punto de que es 22 días mayor en el caso de las patologías incluidas en un decreto que establece que la intervención se llevará a cabo como máximo en 180 días. Mientras que a 30 de junio de 2015 el retraso medio de Carlos Haya para esas intervenciones era de 62 días, esa cifra se elevó a 84 días en la última actualización realizada por la Consejería de Salud y que toma como referencia el 30 de junio de 2016. En esa fecha, la lista de espera quirúrgica del hospital la integraban 5.178 pacientes, es decir, algo más de la mitad de los 10.008 enfermos del cómputo total de los centros hospitalarios públicos malagueños que aguardaban pasar por un quirófano.

Por poner algunos ejemplos del incremento de los retrasos en las operaciones de Carlos Haya cabe citar que, a 30 de junio pasado, había 408 pacientes que aguardaban de media 190 días para una artrosplastia de rodilla y que otros 45 esperaban también una media de 190 días para ser intervenidos de un procedimiento terapéutico de hueso.

La demora media, igualmente, ha experimentado un incremento en Carlos Haya para los enfermos incluidos en la orden que fija un plazo tope de 120 días para la operación. De ese modo, el centro hospitalario ha pasado de 52 a 62 días de retraso medio, o sea, que ha habido un aumento de diez días en la tardanza media. La elevación de las demoras ha traído consigo que el principal hospital público malagueño haya experimentado una subida en el número de personas sin intervenir en el plazo que les correspondía. En el total de la provincia de Málaga, están fuera de decreto 477 pacientes, a los que la sanidad pública no les ha dado una respuesta quirúrgica dentro del periodo estipulado por la propia Consejería de Salud.

La causa de que los datos de Carlos Haya sean peores que los de un año atrás, según el gerente del centro hospitalario, Emiliano Nuevo, se debe a que ha habido un aumento de las operaciones complejas, lo que ha impedido resolver en plazo otras patologías, ya que los quirófanos han estado ocupados un tiempo mayor por enfermos con dolencias importantes. Por contra, otras fuentes sanitarias consultadas aseguraron el problema estriba en los sucesivos recortes de personal y de recursos que ha sufrido Carlos Haya, una disminución de plantilla que comenzó a aplicarse antes de que en 2012 llegase los tijeretazos más importantes. Eso hizo que el hospital ya estuviese debilitado cuando la crisis mostró su cara más negra.

Declaraciones del gerente

El gerente de Carlos Haya, aunque reconoció que los datos de la lista de espera quirúrgica son «muy mejorables», argumentó que el hospital es centro de referencia para muchas operaciones complejas, lo que supone que tenga que resolver cada vez más procesos muy importantes y de gravedad, hecho que redunda en mayores demoras en patologías en las que no corre riesgo la vida de los enfermos. «Tenemos que garantizar en todo momento los procesos urgentes y darles prioridad, ya que los pacientes, por su estado de salud, necesitan que los atendamos con rapidez», explicó Emiliano Nuevo.

En ese sentido, se refirió a enfermos de cáncer, con afecciones cardiacas o de neurocirugía. Asimismo, mencionó operaciones de cirugía torácica o de maxilofacial para las que Carlos Haya es centro de referencia. «Esas operaciones son largas y nos ocupan mucho tiempo los quirófanos. Ello implica que nuestras demoras medias sean más altas», señaló Nuevo. Añadió que la población es cada vez más mayor y presenta pluripatologías. «Los profesionales están haciendo las cosas muy bien», precisó el gerente. En el primer semestre de este año, Carlos Haya y el Clínico Universitario han realizado más de 9.000 operaciones con ingreso (un 4% de media en los dos hospitales más que en el mismo periodo del año pasado) y más de 10.800 intervenciones sin ingreso. Las consultas externas también han crecido un 4%.

Otras fuentes consideran que las demoras han subido porque Carlos Haya lleva muchos años sin inversiones y tiene una plantilla de médicos y de enfermeros insuficiente para hacer frente a la asistencia. «La situación es lamentable. Los profesionales están quemados y no dan abasto. El hospital es muy antiguo y necesita una inyección económica urgente. Así no se puede seguir. Para reducir la lista de espera hay que incrementar la plantilla de cirujanos, de anestesistas y de enfermeros de quirófano», significaron las fuentes.