Diario Sur

Casi 1.600 alumnos más se incorporan a las aulas de Secundaria y Bachillerato

  • El nuevo curso comienza para 159.000 estudiantes con la incógnita de las nuevas reválidas

Todos los estudiantes, a excepción de los universitarios, han comenzado ya el curso escolar. Los últimos de las etapas no universitarias han sido los de Secundaria, Bachillerato, FP y enseñanzas especiales (conservatorios, idiomas, adultos), que se incorporaron a las aulas ayer. Son otros 159.000. El pasado lunes comenzó el curso para 155.000 escolares desde segundo ciclo de Infantil y Primaria, y desde el día 1 están en sus colegios los pequeños de infantil de 0a 3 años.

Si la caída de la natalidad ha provocado una disminución del alumnado en Primaria, en concreto casi 1.900 estudiantes, en el caso de Secundaria y Bachillerato, los que ayer se incorporaron a las aulas, ha sucedido todo lo contrario, son 1.600 alumnos y alumnas más.

En total, hoy se han incorporado a sus centros 158.890 estudiantes de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y enseñanzas de régimen especial, así como de educación de personas adulta, que van a ser atendidos por más de 9.800 docentes (58 profesores más que el año pasado) en 438 centros de la provincia.

Entre los que ayer comenzaron sus clases se encontraban los alumnos del IES Martín de Aldehuela, donde estudian 700 alumnos y cuenta con una plantilla de 58 profesores. En un enclave privilegiado, rodeado de árboles y junto al puente de arroyo Quintana, el más largo - de 170 metros de longitud- del trazado del Acueducto de San Telmo, una de las obras del famoso arquitecto que da nombre al instituto, los chicos y chicas de Secundaria, Bachillerato y ciclos formativos esperaban que por megafonía nombraran sus grupos para entrar de manera ordenada en sus clases. En las de primer curso de Secundaria se veían algunas caras asustadas. Lo primero que hizo la tutora fue escribir en la pizarra el horario. Después les diría el nombre de los profesores de cada asignatura. En 4ºA la tutora es Maite, la profesora de Inglés, y en este caso el horario se ha proyectado en la pizarra electrónica. Marina aseguró estar contenta con el inicio de curso, aunque le quedaron Física y Química. En otra mesa se sentaron Christian y Adrián. Al primero le quedaron Física y Matemáticas, y el segundo lo aprobó todo. Afirman que «algo» han oído de las reválidas», pero que es algo que de momento «no nos asusta».

Y es que este tema de las reválidas es la principal novedad de este curso. Afectarán a los alumnos de 4º de la ESO y a los de 2º de Bachillerato. Pero en el caso de Secundaria el examen final de nivel no tendrá este año consecuencias académicas (los alumnos tendrán su título aunque suspendan), que sí tendrá a partir del próximo curso. En caso de no superar la prueba, estos alumnos tendrían que repetir el examen en posteriores convocatorias o bien estudiar la FP Básica.

Y la reválida de Bachillerato será la prueba que sustituye a la selectividad, aunque aún no se ha concretado cómo será. Aún así, la delegada de Educación, Patricia Alba, envió un mensaje de tranquilidad a los alumnos y a los padres, en el sentido de que desde la Consejería de Educación se está trabajando para clarificar cuanto antes estas pruebas, pero recordando la oposición frontal de Andalucía a la LOMCE. «Continuamos trabajando para minimizar los efectos de una ley tan perjudicial para la educación y para los alumnos», dijo.