Diario Sur

Cae una banda con guardias civiles que robaba droga a narcos

Momento de la detención de los sospechosos. :: sur
Momento de la detención de los sospechosos. :: sur
  • La Policía Nacional ha detenido en la operación a un total de siete personas, de las que cuatro pertenecen al Instituto Armado

Siete miembros de una banda criminal organizada, cuatro de ellos guardias civiles, han sido detenidos tras descubrirse que usaban información reservada y medios oficiales para atracar a narcotraficantes para hacerse con la droga. Además de los agentes, en el grupo estaban dos empresarios, uno de ellos dueño de un gimnasio, y un vigilante de seguridad. Los integrantes de la banda fueron detenidos hace unos días tras robar 69 kilos de bellotas de hachís a unos traficantes marroquíes en Marbella.

De los guardias civiles, dos están aún en activo con destino en La Rioja y A Coruña, y otros dos en reserva, con domicilios en Viana (Navarra) y también A Coruña. Según el relato de la Delegación del Gobierno de La Rioja, dos de los miembros de la banda concertaron una cita con un grupo de narcotraficantes marroquís en Marbella para supuestamente efectuar un intercambio de hachís. Pero su intención era hacer lo que en el argot policial se llama «un vuelco», es decir, robar a los narcos.

Cuando llegó la cita aparecieron los otros cinco miembros de la banda, que se habían desplazado desde Logroño. Según cuenta la Policía, iban armados y ataviados «con chalecos, camisetas y documentación de la Guardia Civil». Después de apropiarse de la mercancía, ataron a los traficantes con bridas y los abandonaron en un descampado.

Cinco de los miembros de la banda emprendieron entonces el retorno a La Rioja, donde, afirma la Policía Nacional, pensaban distribuir la droga que habían robado. Éstos fueron detenidos en la localidad de Casabermeja, otro en Guarromán (Jaén) y el último en Logroño.

La Policía realizó además cuatro registros, uno de ellos en A Coruña y tres en Logroño. En ellos se intervino una cantidad indeterminada -pero «importante»- de anabolizantes en el registro del gimnasio y de un domicilio de la capital riojana. Además, se incautaron pistolas, una escopeta, chalecos antibala y antitrauma, chalecos reflectantes con anagramas y leyenda de la Guardia Civil, camisetas con leyenda del Instituto Armado, diversas placas identificativas, guantes, pasamontañas, varios equipos de transmisión, 13 teléfonos móviles, defensas extensibles, puñales, grilletes de lazo, cuatro turismos y una motocicleta.

A los integrantes de la banda se les imputa una buena cantidad de delitos: tráfico de drogas, organización criminal, robo con violencia, detención ilegal, lesiones, tenencia ilícita de armas y usurpación de funciones públicas. Además, al empresario asentado en Logroño y con negocios en Ibiza se le imputa un delito contra la salud pública por tenencia de anabolizantes. Delitos por lo que la Fiscalía podría solicitar penas de más de 20 años de cárcel.

Los siete detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de Logroño, que decretó su ingreso en prisión por riesgo de fuga y de destrucción de pruebas. Se investiga ahora si la banda está implicada en otros hechos similares.