Diario Sur

Urbanismo contrata las obras de la avenida que unirá Teatinos y El Cónsul

Urbanismo contrata las obras de la avenida que unirá Teatinos y El Cónsul
  • Los trabajos darán comienzo a lo largo del mes de octubre con un plazo de ejecución de 15 meses

El concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, ha dado a conocer este jueves que la Gerencia Municipal de Urbanismo ha adjudicado la obra de un tramo de avenida de 400 metros que conectará Teatinos con El Cónsul, prolongando la avenida de Jorge Luis Borges hacia el eje de la avenida de Plutarco. El proyecto, que salió a concurso el pasado mes de mayo, será realizado por las empresas Construcciones Francisco Vera Cruces S.L. (CFVC) y Proyectos Técnicos y Obras Civiles S.A. (PTOC), por un importe de 2.935.975,61 euros, lo que supone un 32% de rebaja respecto al precio de licitación calculado por el Ayuntamiento. Según ha informado el equipo de gobierno, las obras comenzarán a lo largo del mes de octubre con un plazo de ejecución de 15 meses.

Este proyecto se pone en marcha tras casi dos décadas de trámites y procesos previos de expropiación y realojo de vecinos. La nueva avenida tendrá 405 metros de longitud, y una anchura media de 35 metros. Constará de dos calzadas de tres carriles cada una –uno de ellos reservado para el transporte público–, separadas por una mediana por la que se trazará un carril para bicicletas. De este modo, las aceras podrán tener una mayor anchura, estimada en unos cuatro metros de media. Varias especies arbóreas, una zona de juegos infantiles, farolas y 26 báculos semafóricos completan, entre otros elementos, este proyecto, que mejorará el entorno y los accesos del colegio Pintor Denis Belgrano.

La actuación, que mantiene el eje de la avenida de José Ribera a petición de los vecinos del entorno, abarcará una superficie de 14.000 metros cuadrados. Para poder llegar a este punto, el Ayuntamiento ha tenido que realojar en una promoción de viviendas protegidas a las familias cuyas casas tenían que derribarse para dejar paso a la avenida. Asimismo, tuvo que construir un nuevo edificio para trasladar un negocio de cordelería existente en la zona, junto con la vivienda de sus propietarios, lo que supuso un coste total de casi 900.000 euros para las arcas municipales.