Diario Sur

Rifirrafe entre el Consistorio y Málaga Ahora por el estado de las playas

  • Los análisis de los laboratorios del Ayuntamiento y la Consejería de Salud confirma el buen estado del agua

Ayer se produjo un rifirrafe entre el Ayuntamiento y el grupo municipal Málaga Ahora por el estado en el que se encuentran las aguas en las diferentes playas de la capital. Según Málaga Ahora, el agua de la costa se encuentra contaminada por diversos agentes patógenos procedentes de los aliviaderos de los ríos en los cuales se vierten aguas fecales, situación que podría ser perjudicial para las bañistas. Dicha afirmación fue desmentida por el Gobierno municipal que aseguró que los análisis realizados por los laboratorios del Ayuntamiento y la Consejería de Salud determinan que las aguas están en perfectas condiciones para el baño y que los bañistas no corren ningún riesgo.

«Nos parece una irresponsabilidad que Málaga Ahora afirme que las aguas de las playas malagueñas están contaminadas y que quienes se bañen en ellas pueden coger una enfermedad, cuando es totalmente falso», declaró Raúl Jiménez, concejal de Medio Ambiente, que compareció junto a la concejala de Playas, Teresa Porras. Ambos concejales recordaron que tanto EMASA como la Consejería, cuyos laboratorios tienen la acreditación para hacer análisis del agua de las playas, realizan análisis cada quince días y en diferentes franjas horarias y en ninguna ocasión éstos han dado un informe desfavorable. «Creo que no hay que confundir que en algún momento puntual haya suciedad en el agua con que esté contaminada», apostilló Jiménez, quien añadió que «las aguas de Málaga son perfectas para el baño».

La polémica se produjo a raíz de un estudio realizado por Málaga Ahora que en el mes de julio encargó al Laboratorio AQM, que no tiene la acreditación como los otros dos laboratorios, el análisis del agua y la arena de siete playas de la capital. Dicho análisis dio positivo en la presencia de bacterias infecciosas como E. Coli, Enterococos, Coliformes y Clostridium. Para Málaga Ahora, una de las causas de esta situación es que las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) no depuran la totalidad de las aguas, lo que provoca que los excedentes sean vertidos al mar, afirmación que negó Jiménez, ya que según él, en Málaga «se depura el 100% de las aguas», incluso en verano.