Diario Sur

El IAM y las asociaciones de mujeres unen esfuerzos contra la desigualdad

La junta directiva de Ágora, con la coordinadora del IAM:: m. n.
La junta directiva de Ágora, con la coordinadora del IAM:: m. n.
  • La institución inicia una serie de reuniones con varias organizaciones para conocer de primera mano la situación real de las féminas

«Nosotras somos las observadoras de las instituciones». Así explicaba Pepi Sierra, presidenta de la Federación Provincial de Asociaciones de Mujeres Ágora, su reunión con la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Rosa del Mar Rodríguez. La de ayer fue la primera de una serie de reuniones que el organismo público va a establecer con distintas asociaciones de mujeres, ya que son estas las que conocen de primera mano la situación por la que pasan muchas de sus socias. La idea que se persigue, como expresó Rodríguez, es «potenciar el movimiento federativo».

Ágora, que cuenta con más de veinte años de historia a sus espaldas, puso en conocimiento de la coordinadora algunos de los programas que ha puesto en marcha con el fin de erradicar el machismo, como la campaña 'Receta para una relación entre iguales', apoyada por grandes superficies como El Corte Inglés. Esta medida, que lleva más de un año en funcionamiento, distribuye a modo de mantel las normas básicas en las que debe basarse una relación sana y estable. Otra de las iniciativas promovidas por Ágora es el 'Banco del Tiempo', que según la expresidenta Mª Nieves Gómez, fue una de las primeras asociaciones en implantarlo en España. Esta idea se basa en un modelo colaborativo, donde cada persona dona parte de su tiempo para ayudar a otros, en un 'quid pro quo', donde también reciben amparo del resto de 'clientes'.

Estas medidas son también importantes por ser impulsadas por mujeres para ayudar a otras mujeres. Es la llamada 'sororidad', una colaboración y apoyo mutuo entre mujeres, como forma de conseguir la ayuda que muchas veces no le dispensa un sistema machista. Entre los problemas que la junta directiva de Ágora transmitió a Rodríguez destacaron los micromachismos, situaciones aceptadas socialmente y no rechazadas, pero que siguen perjudicando a las mujeres frente a los hombres.

Una de estas situaciones es la colocación de zonas para cambiar a los bebés solo en baños femeninos, a pesar de que cada vez son más los hombre que se encargan de esta tarea, explicaron. Afortunadamente, como reconoció Gómez, poco a poco, más establecimientos abandonan esta práctica, «aunque todavía queda un largo camino por recorrer».