Diario Sur

Se entera por SMS de que está condenada por un juicio del que no sabía nada

Pantallazo del SMS que recibió la mujer del juzgado
Pantallazo del SMS que recibió la mujer del juzgado / Sur
  • La perjudicada en este caso asegura que la citación a la vista oral fue enviada por email y acabó en la carpeta de correo no deseado

El teléfono sonó como tantas otras veces. Era un mensaje de texto. Sin embargo, en esta ocasión se quedó perpleja al leer el contenido: «Juzgado de Instrucción número 3 de Torremolinos. Se remite para notificación a xxx@gmail.com sentencia en Juicio Delito Leve XX/16. Revise carpeta SPAM» –correo no deseado–. Fue la forma de la que se enteró de que estaba condenada en un procedimiento penal del que no sabía nada. Todo comenzó con una discusión que tuvo lugar a principios del pasado mes de mayo, cuando esta mujer fue a casa de su expareja, situada en Benalmádena, para dejar a los dos hijos menores que ambos tienen en común. Allí se produjo una discusión que es la que dio lugar a la situación actual. La mujer interpuso una denuncia contra su expareja. De hecho, según la sentencia, el hombre acabó condenado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar por golpearla en el cuello, la espalda y en la cara a 40 días de trabajo en beneficio de la comunidad y a no poder acercarse a la víctima a menos de 500 metros durante 12 meses. Pero no fue la única denuncia que se puso en este caso, ya que la madre de su expareja también la denunció a ella por una supuesta agresión. Se trata de algo de lo que no se ha enterado, ni siquiera del juicio que se celebró, hasta que ha sido condenada, señala su abogado Guillermo Jiménez, quien se hizo cargo del caso a través del Turno de Oficio.

Jiménez explica que la citación para acudir al juicio en el que ella era la denunciada le llegó a la carpeta de SPAM y no lo vio. De hecho, afirma que no se percató de que tenía este correo hasta que recibió el SMS del juzgado pidiéndole que revisara esta carpeta. Para entonces, ya estaba condenada.

En la resolución, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Torremolinos la condena por causarle arañazos en la frente y agarrar con violencia del pelo a la madre de su expareja. El juez, apunta en su resolución que la ausencia de la mujer en el juicio no supone un obstáculo, «pues pudo haber comparecido y ofrecer su versión de los hechos y, sin embargo, ha optado por permanecer en un elocuente silencio». El letrado insiste en que si la mujer no acudió al juicio no fue por otra cosa que porque no se enteró de que tenía que ir a la vista oral. Así, Jiménez ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial contra la sentencia condenatoria dictada por el magistrado.

En el escrito, al que ha tenido acceso este periódico, se asegura que se ha producido «la más absoluta indefensión» de la mujer, ya que no se le notificó la citación a juicio de forma personal tal y como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sino que se le remitió a un correo electrónico sin más, sin verificar tan siquiera el juzgado si fue recibido.

Audiencia Provincial

Por tanto, continúa el letrado, y no constando acreditado en autos la citación personal, ni tan siquiera la recepción y/o fecha de recepción de la misma, solicita a la Audiencia malagueña que estime el recurso de apelación y anule la sentencia condenatoria, «ordenando la repetición del juicio con todas las garantías legales». El abogado del Turno de Oficio indica que «nunca» en su vida ha visto que citen a través de un correo electrónico para un juicio a una persona que ha sido demandada. «Tampoco una sentencia, puede haber algún caso de que te avisen de que vayas a recogerla, pero no notificar una resolución de esta forma», apunta.

Asimismo, Jiménez critica el uso del SMS en este caso: «No tiene ninguna validez. La mujer también podría haber borrado el mensaje y no haberle hecho caso pensando que es una broma». Por ello, ante la indefensión que se ha producido en este caso, el abogado anuncia que, si la Audiencia Provincial desestima su recurso de apelación, recurrirá al Tribunal Constitucional para que se ordene la repetición del juicio y se desestime la sentencia dictada en primera instancia.